jueves. 30.05.2024

El obispo de Córdoba: "Los jóvenes lo pasarán bien sin preservativos ni alcohol"


El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha afirmado que los jóvenes que tomarán parte en Lisboa (Portugal) en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) junto al Papa Francisco a primeros de agosto, entre los que estarán 1.300 cordobeses, lo pasarán "bien por ser cristianos" sin necesidad de "porros, preservativos, ni alcohol, para vivir una alegría inolvidable".

 

fotonoticia_20230726105413_420
fotonoticia_20230726105413_420

En este sentido y en su carta semanal, recogida por Europa Press, el obispo ha explicado que la JMJ "es un encuentro que se viene preparando cada tres años desde las parroquias, los colegios, los grupos y comunidades, desde toda la realidad juvenil que se va renovando continuamente", y "ese encuentro juvenil a nivel mundial imprime un impulso precioso para continuar la tarea de evangelizar esta generación". 

De hecho y según argumenta Demetrio Fernández, "a los jóvenes les hace mucho bien ver una Iglesia universal, joven y dinámica y vivir estos días de comunión y encuentro con otros jóvenes del mundo entero", siendo "acogidos por la diócesis" portuguesas, en este caso, "como si fueran sus hijos". 

En definitiva, a los jóvenes "les hace mucho bien cantar, bailar, adorar al Señor, confesarse, participar en la Eucaristía. Es decir, pasárselo bien precisamente por ser cristianos. No necesitan ni porros, ni preservativos, ni alcohol, para vivir una alegría inolvidable". 

"El momento del encuentro -ha proseguido- es también un momento vocacional. Jesucristo sigue llamando a los jóvenes, cuenta con ellos para construir su Iglesia y renovar el mundo, y los llama a todos para que estén con él y hacerlos corresponsables de transmitir al mundo su Evangelio". 

Matrimonio cristiano 

De esta forma, "a muchos de ellos los llama por el camino de matrimonio cristiano, y las JMJ son lugares de encuentro, de conocimiento y de compromiso, En las JMJ han surgido muchos noviazgos o se han afianzado definitivamente", mientras que "a otros muchos los llama a la vida consagrada, a estar con él con exclusividad, a seguirle a él en pobreza, castidad completa y obediencia. Es la vida religiosa, que tanto necesita la Iglesia y que tanto bien hace a la humanidad". 

Junto a ellos, "a otros muchos jóvenes los llama al sacerdocio ministerial, para prolongar a Jesús en los sacramentos, sobre todo en la Eucaristía y en el perdón, para acompañar al pueblo santo de Dios y, por eso "¿qué plan tiene Dios para mí, para hacerme feliz, para servir hoy a su Iglesia y al mundo?, es la   pregunta ineludible de los jóvenes que asisten a la JMJ de Lisboa"

El obispo de Córdoba: "Los jóvenes lo pasarán bien sin preservativos ni alcohol"