domingo. 21.07.2024

 

MARVIC (www.project-marvic.eu/) pretende respaldar las regulaciones del Marco de Certificación de Eliminación de Carbono (CRCF) de la UE, un paso crucial para ampliar las actividades de eliminación de carbono y aumento de la confianza en los esquemas europeos de cultivo de carbono. De esta forma, el principal objetivo de MARVIC es desarrollar y probar un marco para el diseño de sistemas armonizados y específicos de contexto de Monitoreo, Informes y Verificación (MRV) para evaluar los cambios en las reservas de carbono del suelo y las emisiones de GEI (gases de efecto invernadero) en la agricultura. Estos sistemas MRV deben incluir tres características principales: Alineación con las regulaciones CRCF de la UE, equilibrio de costos y precisión y contabilización de riesgos de no permanencia.

Para lograr sistemas MRV precisos pero rentables con una carga administrativa mínima, MARVIC investiga cómo diferentes componentes básicos de datos (explotaciones), estrategias de muestreo, sitios de referencia, modelos y tecnologías de detección remota y próxima podrían conectarse de manera eficiente en cadenas de procesamiento operativo (OPC). 

En toda Europa existe una gran variabilidad de tipos de explotaciones y actividades de gestión de la tierra, condiciones pedoclimáticas, accesibilidad a los datos, infraestructura de datos existente y necesidades de los usuarios, incluida la cobertura geográfica deseada. Por lo tanto, MARVIC trabaja con 29 casos de prueba en 12 países diferentes para comprender el impacto de estos diferentes contextos en las opciones para el diseño de MRV.

“No sólo estamos desarrollando un marco para sistemas MRV específicos de cada contexto; estamos dando forma al futuro del cultivo de carbono”, señala el investigador del IAS y coordinador del equipo del CSIC en el proyecto, José A. Gómez, quien remarca que “este enfoque de gestión sostenible de la tierra maximiza los beneficios ecológicos, económicos y sociales, fomentando el secuestro de carbono, la biodiversidad, la mejora de la salud del suelo y diversas fuentes de ingresos para los agricultores”.

Gómez explica que “los sistemas agroforestales que integran cultivos leñosos en paisajes agrícolas tienen el potencial de secuestrar carbono en la biomasa aérea (árboles y cultivos) y subterránea (raíces y materia orgánica del suelo) pero los esquemas de MRV actualmente se limitan a tierras cultivables, omitiendo los árboles en los paisajes agrícolas”. La introducción de árboles añade complejidad, lo que requiere un seguimiento adicional más allá de los esquemas MRV existentes teniendo en cuenta la acumulación de carbono en los árboles por encima y por debajo del suelo, así como el efecto interactivo y dinámico del árbol en las reservas de carbono del suelo, que a su vez depende del manejo de los árboles, las especies de árboles y su entorno. De esta forma, “se necesitarán enfoques innovadores, utilizables, escalables e integrales para tener en cuenta la interacción de los árboles y el suelo en diferentes escalas espaciales y temporales para allanar el camino para esquemas confiables de MRV para sistemas agroforestales”, indica Gómez.

Precisamente, el IAS y la EEAD se encargarán de evaluar el efecto de diferentes estrategias de gestión en sistemas agrícolas y agroforestales que incluyen leñosos sobre el secuestro de carbono.

Nace la web de MARVIC, el proyecto europeo relacionado con el carbono