lunes 23/11/20

Los sindicatos cordobeses aúnan fuerzas ante la situación socioeconómica de la provincia

Pozoblanco. Imagen: Adroches.org
Pozoblanco. Imagen: Adroches.org

Los últimos datos socioeconómicos de la provincia de Córdoba llevan a CCOO y UGT a reflexionar sobre la necesidad imperiosa de tomar medidas y abrir un debate profundo sobre las causas que nos han llevado hasta aquí y las posibles soluciones que, al menos en parte, mejoren este panorama a corto o medio plazo ya que “si no lo hacemos nos veremos abocados a una situación difícilmente soportable e irreversible”, dijo la secretaria General de CCOO, Marina Borrego.

“No se acaba de despegar, sino muy al contrario seguimos en la cola absolutamente de todo y eso nos lleva a intensificar el trabajo entre las dos centrales sindicales más representativas que hay en Córdoba”, dijo el secretario General de UGT en Córdoba, Vicente Palomares, quien recordó que “la unidad de acción sindical es un patrimonio de la clase trabajadora” y que “tenemos que reforzar y estamos en la obligación de hacerlo”.

De esta forma, las dos organizaciones sindicales estarán juntas en la huelga de la enseñanza pública del próximo 4 de marzo, e irán juntas a la manifestación del Día de la Mujer, el 8 de marzo, y reivindicarán juntas el 28 de abril Salud y Seguridad en el Trabajo y, por supuesto, saldrán juntas el Primero de Mayo por los derechos de las personas trabajadoras.

Para avanzar hacia el necesario desarrollo económico y social, la negociación colectiva y la concertación son herramientas fundamentales para los sindicatos. En este ámbito, Palomares, que reconoció que la concertación con la Diputación “va algo más fluida”, dio un toque de atención al Ayuntamiento de Córdoba. “Dijeron que íbamos a estar en las empresas públicas y a día de hoy no se ha movido absolutamente ni un dedo”, lamentó. En cualquier caso, los sindicatos exigirán que “sea una concertación real, donde la participación sea real y efectiva, donde se cuente con lo que tiene que decir la clase trabajadora”.

Tanto UGT como CCOO coinciden en que el desempleo es “una lacra que junto a la precariedad y la pobreza ya son señas de identidad de la provincia de Córdoba”, que según los últimos datos de la EPA tiene 87.900 personas en desempleo y una tasa de paro del 23,7%, un 10% más que la media nacional. “Esta realidad está teniendo unas consecuencias negativas principalmente en la pobreza infantil y en la emigración de nuestros jóvenes”, resaltó Borrego, quien advirtió del desmantelamiento de los servicios públicos y criticó la Bolsa Única que, dijo, “solamente ha dado unas expectativas de empleo irreales” y “realmente lo que se está haciendo es privatizar el empleo público y desmantelando la administración pública”.

La situación del campo también preocupa a UGT y CCOO que reconocen que hay problemas estructurales que se tienen que ir solucionando. “Las medidas que ha tomado el Gobierno nos parecen acertadas pero no suficientes”, apuntó Palomares quien anunció que “vamos a pelear porque haya una dignificación del trabajo en el campo, en todas sus vertientes, entre ellas, la vigilancia de que el SMI se aplique” y que haya “más transformación agraria, más aprovechamiento de los productos, que se quede ese beneficio en los pueblos”.

La negociación colectiva es otra de las tareas que se abordarán desde los sindicatos que reclaman un mejor reparto de los beneficios, un reparto que beneficie el consumo interno. Para ello, es imperativo dotar a los trabajadores y trabajadoras de una mayor capacidad de compra e incluso de endeudamiento. Por ello, el secretario General de UGT reclamó que se informe a los sindicatos antes de que una empresa se acoja a la cláusula de descuelgue para que se pueda contrastar la información con los trabajadores y ésta se aplique para evitar pérdida de empleo y no para aumentar los beneficios empresariales.

La precariedad afecta especialmente a mujeres y jóvenes. “Los jóvenes no pueden plantearse un proyecto de vida” y “están obligados a estar en empleos muy precarios que no les sacan de la casa de los padres” dijo la secretaria General de CCOO quien recordó que las mujeres sufren una brecha salarial de 3.537 euros al año y siguen renunciando a su carrera profesional por el cuidado de los menores y personas dependientes.

La siniestralidad laboral es junto a la precariedad laboral uno de los grandes problemas del mundo laboral actual. El 2019 concluyó con ocho trabajadores fallecidos, “ese número representa el daño que ha hecho la reforma laboral”, recalcó Borrego quien denunció “la falta de seguridad en los tajos así como la necesidad de imponer sanciones más duras a los empresarios que incumplan la norma”. Por ello, CCOO y UGT reclaman más recursos para la Inspección de Trabajo a la que también piden mayor previsión para actuar en las campañas estacionales, especialmente, en el campo.

Junto a todo lo anterior, ambos sindicatos pondrán el acento en la aplicación de los planes de igualdad en las empresas, unos planes que, en su opinión, deberían estar implantados en todas las empresas, no solo en las de más de 50 empleados y empleadas. Por ello, pedirán medidas que fomenten la conciliación y que ayuden a avanzar en la igualdad real entre mujeres y hombres.

Comentarios