jueves. 18.08.2022

Redacción. La plataforma Córdoba Aire Limpio quiere denunciar públicamente la obstrucción informativa a la que ha sido sometida por parte de la Presidencia de la Gerencia Municipal de Urbanismo al impedir durante cuatro meses la consulta del Expediente de Solicitud de Licencia de incineración de residuos de Cementos Cosmos S. A. y de Innovación del PGOU para la regulación en el uso industrial de la implantación de instalaciones que utilicen residuos como combustible alternativo”.

Córdoba Aire Limpio, como parte interesada, estaba personada en dichos expedientes y cuando durante la legislatura anterior ha solicitado su consulta, se les ha autorizado sin ningún obstáculo y en menos de una semana; por lo que no es de recibo la mencionada tardanza, máxime cuando se ha estado de manera insistente solicitándolo en estos cuatro meses, y esta petición está respaldada por el derecho.

La Presidencia de la GMU que ha venido y viene proclamando como eje de su gestión política, la transparencia y la agilidad administrativa ha demostrado, con Córdoba Aire Limpio una actitud poco transparente, un comportamiento administrativo poco ágil y abúlico, y no queremos pensar que ello responda a una actuación políticamente perversa; y sorprende más, cuando los expedientes se encuentran en el mismo estado en que los dejaron los responsables de la anterior administración: no ha habido ninguna nueva aportación documental y los procedimientos administrativos afectados no han sufrido ningún cambio.

Sin embargo, la estupefacción se incrementa cuando el pasado día 25 el responsable de la GMU, Salvador Fuentes, en una entrevista publicada en el diario CÓRDOBA, manifiesta: que hay que hacer un trámite para cerrar la innovación; que no van a cuestionar a Cosmos –nadie ha cuestionado la cementera, sí el que se incineren residuos− ; y cuando la periodista le pregunta si darán licencia a Cosmos para valorizar si la solicita o si la sancionarán si valoriza sin la misma”, responde que “Si Cosmos tiene autorización ambiental integrada, y la tiene otorgada por la Junta, él no era quién para sancionar, ni iba a cuestionar eso”.

En efecto, a la GMU no le compete esa cuestión, lo que sí le compete es garantizar el pleno cumplimiento del PGOU, y ha quedado fehacientemente demostrado a lo largo de todo el proceso y ya existe documentación numerosa al respecto, que en la actual ubicación de la cementera de la multinacional VOTORANTIM, no se puede incinerar (como desde un principio lo defendían nuestras organizaciones y así se firmó en el Pacto por un Aire Limpio), y por ello exigimos que sí haya seguridad jurídica y ambiental, pero para los ciudadanos cordobeses que secularmente vienen padeciendo las molestias y afecciones producidas por la cementera, que ahora se incrementarían con la incineración de residuos.

En consecuencia no es de recibo la afirmación de que si la cementera tiene Autorización ambiental el Ayuntamiento no puede cuestionar dicho trámite, pues el presidente de la GMU sabe sobradamente que dicha Autorización se concede condicionada a que la empresa tramite el resto de autorizaciones (la municipal, por ejemplo), pertinentes.

La plataforma Córdoba Aire Limpio denuncia la obstrucción informativa de la GMU
Comentarios