sábado. 18.05.2024

La HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica) de Córdoba (movimiento eclesial, especializado en el Mundo del Trabajo formado por mujeres y hombres que dedican su vida a fomentar los valores del Evangelio en las personas más desfavorecidas del Mundo Obrero), se suma a la celebración del 28 de abril y ha organizado una concentración/gesto público el día 26 de abril a las 20 horas en el Bulevar Gran Capitán.

Nos unimos así, a la OIT que desde hace 21 años conmemora el 28 de abril como Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo. Una efeméride que nos recuerda que no hay trabajo decente si no es saludable, si no busca mantener el máximo estado de bienestar físico, mental y social de los trabajadores y las trabajadoras.

A pesar de los avances que indudablemente se han producido en materia de prevención de riesgos laborales, lo cierto es que nos seguimos despertando en nuestro país con la muerte de casi dos personas trabajadoras y con 13 accidentes graves diarios. A lo anterior hay que sumar la enorme cantidad de personas que ven su salud mermada a lo largo de su vida laboral, con la dificultad añadida de tener que demostrar que el trabajo es la causa o el agravamiento de su enfermedad.

Sin embargo, todo esto permanece sepultado bajo un silencio ensordecedor que mantiene en el imaginario colectivo la idea de que el accidente llega de la mano de la imprudencia y que es un asunto individual, exclusivo de quien sufre el accidente, cuando es un problema social y como tal, político, consecuencia de las relaciones laborales injustas, que priorizan el rendimiento económico por encima de la persona.

Sin salud laboral no puede existir el reconocimiento y la promoción de la dignidad de la persona en el trabajo. Por eso, es necesario y urgente implantar los cuidados en las relaciones laborales porque cuidando el trabajo estamos cuidando la vida de las personas trabajadoras. “Cuidar el Trabajo, Cuidar la Vida”, como dice nuestra campaña en este bienio, será la clave para avanzar en humanidad, para comprobar si la sociedad que estamos construyendo está a la altura de la dignidad del ser humano y si ello ocupa el centro de nuestra acción política.

Por eso, es imprescindible que la siniestralidad y la salud laboral se hagan visibles en la sociedad, aparezcan en las agendas políticas y que todos los agentes sociales se impliquen en su eliminación.

La HOAC de Córdoba obra por el Día Internacional de la Seguridad Laboral