sábado 19/9/20

Cáritas Córdoba ha seguido trabajando al límite de sus posibilidades para estar junto a las familias más vulnerables

La crisis social que surge como consecuencia de la pandemia ha provocado que las medidas de ralentización de la actividad económica y de confinamiento hayan arrojado graves efectos sobre la vida diaria y sobre la actividad laboral y empresarial.

Cáritas diocesana 
FUENTE :TWITTER
Cáritas diocesana FUENTE :TWITTER

El impacto de la crisis en los ingresos de los hogares ha sido de tal envergadura que ha provocado que tres de cada diez hogares no dispongan ahora mismo de ningún ingreso. Las Cáritas Parroquiales y los servicios generales de Cáritas Diocesana en Córdoba han seguido trabajando al límite de sus posibilidades y de su capacidad para estar junto a las familias más vulnerables. La ayuda más demandada era alimentación, junto con necesidades básicas como suministros, farmacia, higiene, vivienda (alquileres) y mascarillas.

Perfil de nuevas familias: 

Las nuevas familias que se han acercado para pedir ayuda responden a nuevos perfiles, sobre todo personas en desempleo prevenientes de sectores precarios como la venta ambulante o mercadillos, limpieza de hogar, camareras de pisos, feriantes y personas que trabajaban en economía sumergida o que han sufrido un ERTE y no han comenzado a cobrar. A estos perfiles hay que sumar un incremento de personas inmigrantes, solicitantes de protección internacional y familias jóvenes con menores. 

Datos en Córdoba: 

  • En los dos meses primeros de estado de alarma, las Cáritas Parroquiales han atendiendo a 37.229 personas (12.586 hogares).
  • Se ha duplicado el número de atencionesque se realizaban en los primeros meses del año, viéndose triplicado el número de familias que por vez primera se acercaban a Cáritas. 

El aumento en gastoen este tiempo ha sido del 70 % por encima de lo habitual en las Cáritas Parroquiales. La mayor parte de los ingresos (60%) proceden de donativos de la comunidad parroquial, un 25% de donativos extras (hermandades, cofradías, personas particulares…) y un 15 % del FEGA y otras aportaciones particulares (empresas, por ejemplo, que donan en especie). 

Desde los Servicios Generales de Cáritas Diocesana, además de nuestros programas de continuidad con colectivos de grave vulnerabilidad, se han realizado más de 1500 atenciones(alimentación, seguida del pago de suministros, alquileres, empleo y conexiones a internet). Además, Cáritas ha mantenido toda su plantilla de trabajadores en inserción,que aún estando dedicada en parte a sectores que han visto mermada su actividad en esta situación de pandemia, pero se les ha han visto modificado su actividad habitual para, por ejemplo, dedicarse a la elaboración de entre 2600 y 3000 menús semanalespara su reparto en zonas vulnerables (principalmente Zona Sur y Palmeras) o la realización de equipos de protección (batas y mascarillas) que se han repartido, junto con mascarillas quirúrgicas, principalmente en parroquias y en nuestros centros y proyectos. 

Comentarios