lunes. 20.05.2024

El Servicio de Patrimonio de la Diputación de Córdoba ha culminado las obras de puesta en valor del baptisterio tardorromano del Palacio de la Merced, una actuación “con la que le damos el valor que merece a estos restos que demuestran que el Palacio es una sucesión de edificios y capas que se han ido construyendo en cada época y solapándose”.

Así se ha expresado la vicepresidenta segunda y delegada de Presidencia, Gobierno Interior y Vivienda de la institución, Marta Siles, quien ha realizado una completa introducción acerca del origen de los restos y ha desgranado todas las actuaciones que se han acometido para su puesta en valor.

Según Siles, “el actual Palacio de la Merced se sitúa extramuros del lienzo norte de la muralla romana republicana puesto que en el siglo I d.C, en época imperial, la ciudad desbordó dichas murallas y se asentó en el entorno un vicus o barrio. Es por ello que se conservan distintos restos de época romana como dos mosaicos, el mausoleo del segundo sótano y el baptisterio tardorromano”.

El descubrimiento del mismo, ha continuado la diputada, “se produjo cuando la Diputación trasladó su sede al edificio barroco y decidió ampliarlo hacia el norte para albergar las dependencias administrativas. Las obras se ejecutaron en 1973-1977 según proyecto de Rafael de la Hoz y José Chastang”.

La diputada provincial ha continuado relatando cómo “durante la excavación del sótano se descubrió este baptisterio o piscina tardorromana, un descubrimiento que obligó a reformar el proyecto creando un vestíbulo a doble altura para albergar los restos, que quedaron encapsulados en una estructura de acero inoxidable y vidrio que dificultaba su contemplación”.

En cuanto a la datación de los restos, Siles ha recordado que “aunque en un principio se pensó que los restos se correspondían con un baptisterio cristiano, asociado a la primitiva ermita de Santa Eulalia o Santa Olalla, las últimas investigaciones de los arqueólogos de la Universidad de Córdoba Ángel Ventura y Rafael Hidalgo interpretan los restos como una obra termal con una estancia dedicada al baño frío formando parte de un balneum del vicus norte altoimperial”.

Características de los restos e intervenciones realizadas

Los restos constan de dos estructuras separadas por un grueso muro. La primera, al sur, tiene planta rectangular, a modo de aljibe, con dos escaleras enfrentadas en los extremos. La construcción es de opus caementicium (mortero de cal y piedra) revestido internamente con una capa de opus signinum (mortero impermeabilizante).

Las últimas hipótesis sostienen que en un primer momento la estructura se limitaba a la construcción rectangular destinada a uso termal y que, en un momento posterior, se añadieron los escalones para su uso como pila bautismal, ya en época tardorromana. La segunda estructura, al norte, es de planta semicircular, con grandes sillares, y carece de escaleras por lo que responde al primitivo uso termal.

Con respecto a las actuaciones llevadas a cabo para la puesta en valor de los restos, la delegada de Gobierno Interior ha señalado que “en planta baja se ha ampliado el vestíbulo en el que se ubican los restos para evitar su encajonamiento. Para ello, se ha aumentado el espacio a doble altura demoliendo un pequeño tramo de forjado y se ha prolongado la bóveda de rosca de ladrillo que lo cubre”.

En planta sótano, ha proseguido, “se ha eliminado la urna que encapsulaba los restos mejorando su visualización y su interpretación histórica y cultural. Se resuelven, además, las deficientes condiciones de ventilación de los restos que afectaban a su conservación”.

De igual modo, se ha ampliado el corredor situado frente a los restos mejorando su integración, se ha reconstruido la escalera de bajada, se ha dispuesto una nueva barandilla y un sistema de control de temperatura y humedad. La intervención se ha realizado conforme al proyecto del Servicio de Patrimonio de la Diputación y se ha ejecutado con medios profesionales de este Servicio. La actuación quedará integrada en la reforma de la biblioteca y archivo que finalizará en junio.

La visita al baptisterio se incluirá próximamente dentro de las visitas guiadas que se pueden realizar al Palacio de la Merced. Estas visitas se pueden solicitar vía telemática con una antelación de 15 días. Solamente las personas físicas podrán hacerlo, además, presentando la solicitud impresa a través del registro de entrada de la Diputación. Más información en https://www.dipucordoba.es/la-diputacion/nuestra-sede/visitas-guiadas/.

Finalizan las obras del baptisterio tardorromano del Palacio de la Merced