sábado. 15.06.2024
Es clave para reducir las enormes pérdidas que ocasionan las plagas, enfermedades y malas hierbas en las cosechas

Cuatro especialistas nacionales en sanidad vegetal reflexionan en la UCO

El libro lo promovió la Real Academia de Ingeniería de España al ser el 2020 el Año Internacional de la Sanidad Vegetal, declarado por la Asamblea General de Naciones Unidas 

 

20231031_SanidadVegetal
Presentación del libro La sanidad vegetal en la agricultura y la silvicultura: retos y perspectivas para la próxima década

 

La sanidad vegetal juega un papel clave en la mejora de la seguridad alimentaria, en la protección del medioambiente y de la biodiversidad y en el impulso del desarrollo económico. Contribuye al aumento de la productividad agrícola y forestal al reducir las cuantiosas pérdidas de cosecha que ocasionan las plagas, enfermedades y malas hierbas. Con esta premisa de partida, cuatro especialistas en este ámbito y con más de 40 años de experiencia profesional, Elías Fereres Castiel, Rafael M. Jiménez Díaz, María Milagros López González y Ramón Albajes, se han reunido en la Sala Mudéjar del Rectorado de la UCO para presentar el libro La sanidad vegetal en la agricultura y la silvicultura: retos y perspectivas para la próxima década.

El libro, que promovió la Real Academia de Ingeniería de España con motivo de la declaración por parte de la Asamblea General de Naciones Unidas del año 2020 como Año Internacional de la Sanidad Vegetal, tiene como objetivo incidir en el papel que la sanidad vegetal desempeña en la agricultura y la silvicultura, así como vislumbrar los retos fitosanitarios en un futuro próximo en el que pueden darse cambios sustanciales en el sistema agroalimentario mundial.

De esta manera, cuestiones como la gestión integrada, la certificación fitosanitaria, el control de plagas o la necesidad de una sanidad única han marcado las intervenciones que han realizado los tres autores del libro, Jiménez Díaz, López González y Albajes, junto con Fereres Castiel, que se ha encargado de la presentación.

Así, Jiménez Díaz, catedrático emérito de la Universidad de Córdoba, habló de la gestión integrada, esto es, de la aplicación combinada de todos los medios para combatir plagas, enfermedades y malas hierbas. Es, como lo denominó, el paradigma de la sanidad vegetal ya que, por ejemplo, la disminución de un insecticida que se emplea para combatir una plaga puede facilitar la aparición de un determinado insecto que funcione como control biológico de esa plaga. Aunque es un aspecto importante, para Jiménez Díaz aún queda mucho camino por recorrer. Lo mismo que ocurre con el segundo tema que centró su intervención, la necesidad de acudir a semillas libres de infección ya que muchos patógenos se propagan por esta vía.

López González, profesora de investigación jubilada del Instituto Valenciano de Investigadores Agrarias, se encargó de explicar lo que denominó como una crónica de plagas anunciadas: cómo debido a las importaciones y exportaciones y a los controles visuales insuficientes, muchos patógenos vigentes en alguna zona del planeta acaban extendiéndose a otras causando en ese nuevo territorio plagas, enfermedades o malas hierbas que no son autóctonas y provocan graves daños en los cultivos. La colaboración intergubernamental, así como profundizar en los planes de contención para prevenir la introducción de nuevos patógenos o erradicar la presencia de los ya introducidos, serían dos soluciones para evitar los riesgos, según López González. A ellos sumaría la formación, dar más información a la sociedad, profundizar en la investigación y la transferencia del conocimiento.

En último lugar, el catedrático jubilado de la Universidad de Lérida Albajes ha resaltado la importancia del concepto Salud Única o One health, un enfoque unificador que propone integrar en una única perspectiva la salud de las personas, los animales y los ecosistemas dado que la salud de estos tres vértices del triángulo están estrechamente relacionadas. El concepto One health ha cobrado protagonismo en las últimas décadas debido al aumento poblacional, al cambio climático y al incremento del movimiento de personas, animales y alimentos. Así lo ha resaltado Albajes al afirmar que el 60% de los agentes patógenos que causan enfermedades humanas tienen su origen en los animales domésticos y silvestres o que el 75% de las enfermedades humanas infecciosas emergentes tienen un origen animal. El medio ambiente no permanece ajeno a esta realidad. Muchas plantas actúan como reservorio y vehículos de organismos patógenos y la producción agrícola y ganadera es fuente de contaminación. Por ello, sostiene Albajes, es necesario tener una perspectiva holística de la salud, una visión que pierda su antropocentrismo.

La presentación del libro, publicado con la ayuda de Agrotecnio, ha contado con la presencia del rector de la UCO, Manuel Torralbo quien ha resaltado la trayectoria profesional de los autores, la importancia de este tema en la actualidad y la cuidada edición del libro.

Cuatro especialistas nacionales en sanidad vegetal reflexionan en la UCO