viernes 22/10/21

EMACSA aumenta la limpieza de imbonarles en Córdoba para evitar posibles incidencias durante el otoño

En otoño, previendo la acumulación de hojas y su arrastre por las posibles lluvias, Emacsa intensifica la limpieza preventiva de imbornales para evitar obstrucciones que dificulten el drenaje de la ciudad.

Desde 2012, Emacsa ha triplicado las labores de limpieza de imbornales. Para este año, se estima la limpieza de más de 24.000 unidades, lo que supone unas 3.000 más que el año anterior.

Los imbornales son el elemento de drenaje urbano con el que se capta las aguas superficiales para introducirlas en la red general de alcantarillado, lo que hace necesaria una limpieza periódica. El calendario de mantenimiento se realiza tomando como guía las operaciones llevadas a cabo en los años anteriores y las nuevas necesidades detectadas.

Actualmente, Emacsa está actuando para limpieza y mantenimiento de redes de alcantarillado e imbornales en las barriadas de Alcolea, Barrio de la Fuensanta, Barrio de Fátima, Zona Centro y Polígono Industrial de las Quemadas.

Los trabajos de limpieza preventiva de imbornales son de gran importancia ya que en ellos se detectan posibles incidencias en la rejilla, se limpian todos los residuos que han sido arrojados a ellos o que han quedado retenidos en su interior y se realiza la revisión de la acometida que conecta el imbornal con la red general de alcantarillado. De esta forma, se detectan posibles anomalías por obstrucciones o roturas que podrían causar que no funcionasen adecuadamente, actuando para su reparación antes de que generen cualquier incidencia.

La limpieza de imbornales se realiza durante todo el año, si bien, se intensifica en el mes de septiembre, coincidiendo con el comienzo del deshoje de la arboleda caducifolia, y se mantiene hasta abril.

Aunque la labor preventiva de Emacsa reduce las posibles incidencias que se producen al llover, en muchas ocasiones son las propias precipitaciones las que arrastran una gran cantidad de sólidos que pueden llegar a colmatar los imbornales. Este hecho tiene especial importancia en el otoño, ya que las primeras lluvias intensas tras un periodo tan seco como el que hemos vivido este verano, provocan gran cantidad de arrastres de hojas y sólidos

Por ello, además del mantenimiento preventivo se mantiene un servicio de 24 horas todos los días de la semana para recibir y solucionar las incidencias que se comunican o se detectan por el propio personal de EMACSA. Este servicio de actuación correctiva se refuerza especialmente en los días de lluvia. 

Comentarios