lunes. 04.07.2022

Una vez más, AUGC consigue en los tribunales poner freno al excesivo rigor disciplinario que padecen desde hace años los guardias civiles en la provincia de Córdoba. El Tribunal Militar Central ha dictado una sentencia estimando el recurso interpuesto por los servicios jurídicos de AUGC y anulando la sanción disciplinaria por falta grave que se le impuso a un Sargento Primero destinado en la Sección de Seguridad del Centro Penitenciario de Córdoba, bajo el concepto de “la emisión de informes o partes del servicio que no se ajusten a la realidad o la desvirtúen”.

La sanción fue impuesta por la jefatura de la Guardia Civil de la Zona de Andalucía, a instancias del Capitán Jefe de la Compañía de Plana Mayor de Córdoba, y el recurso del afectado fue desestimado por la Directora General de la Guardia Civil, María Gámez, por lo que el suboficial, asesorado por los servicios jurídicos de AUGC, interpuso el recurso contencioso-disciplinario que ahora ha venido a darle la razón.

El abogado de AUGC en Córdoba, Miguel Carbajo, ha valorado muy positivamente la sentencia y ha declarado que “el tribunal ha coincidido con nosotros en que se han vulnerado los derechos de mi defendido a la presunción de inocencia, a no declarar contra sí y a no confesarse culpable”, al haber sido interrogado por el Teniente Jefe de la Sección de Seguridad del Centro Penitenciario sin informarle previamente de sus derechos.

Carbajo ha añadido que “al contrario que otras asociaciones ‘clasistas’, AUGC es una organización transversal que defiende los intereses de todos los guardias civiles, independientemente de su escala, empleo o especialidad. Este Sargento ha sufrido un calvario durante casi dos años por un expediente disciplinario injusto, a pesar de atesorar una trayectoria profesional intachable de más de treinta años. Expresamos nuestra satisfacción, pero lamentamos el daño, sufrimiento, perjuicio y menoscabo que se ha causado a un gran profesional”.

Ahora la Dirección General de la Guardia Civil deberá devolver al afectado el dinero que le fue detraído de sus retribuciones, más los intereses legales, así como eliminar la anotación negativa realizada en su hoja de servicios. Casos como este confirman lo que AUGC ha denunciado recientemente, que en la Guardia Civil de Córdoba se aplica un excesivo rigor disciplinario de un modo injustificado e innecesario.

La mayoría de situaciones conflictivas se pueden solucionar por métodos menos traumáticos, porque de lo contrario se desvirtúa y se utiliza incorrectamente la vía disciplinaria, como ha ocurrido en este caso. No en vano el Grupo de Estados Contra la Corrupción (GRECO), órgano del Consejo de Europa, en su último informe se hace eco del elevadísimo número de sanciones disciplinarias impuestas en la Guardia Civil, y recomienda revisar su régimen disciplinario para reforzar su transparencia, objetividad y proporcionalidad.

El Tribunal Militar anula la sanción impuesta a un Sargento de Córdoba
Comentarios