domingo. 25.09.2022

"¿A dónde vamos a llegar?": La mala experiencia médica de una periodista madrileña en Córdoba

Marimar sufre de una enfermedad degenerativa sin diagnóstico y sufrió la incompetencia del personal médico del hospital
Un médico ausculta a un paciente.
Un médico ausculta a un paciente.

Esta es la carta que Marimar, periodista madrileña, ha compartido con nuestro medio para mostrar a los lectores en cierta manera, la mala experiencia con la que tuvo que convivir en su escapada a Córdoba debido a su enfermedad y el mal hacer del personal que le atendió en su visita al hospital:

El pasado lunes 16 de mayo, aprovechando que era fiesta en Madrid, me fui a Córdoba, me hacía mucha ilusión estar un día sin mis padres, como cualquier adolescente, y ver todos los patios que estaban abiertos. Por la mañana vimos la mezquita-catedral, digo vimos porque iba con cuatro amigas. Es espectacular de bonita. Hasta ahora todo bien, pero después de comer, me bajó la saturación, una saturación de 83 de oxígeno en sangre. Cuando puse el oxígeno, se me apagaba al minuto. Es verdad, que llevo una semana con un catarrazo y teniendo una traqueo... Pero si las máquinas me hubieran funcionado, no habría tenido problemas.

Aún así, acudimos al hospital más cercano. Llegamos y no tenía fiebre, solo me tenían que aspirar y ponerme oxígeno. Mi asombro fue que ningún personal sabía poner el oxígeno y no me lo pusieron, sea adjunto o residente, solo me aspiró una enfermera un par de veces, menos mal, que fui con mi asistente que me aspiró una vez más y salió varios mocos que me hacían tapón y no podía respirar, ya que la vía aérea no estaba libre. 

Afortunadamente, una amiga sensata, de una calidad humana increíble, dijo: "la mando en ambulancia medicalizada a Madrid". He escrito esta carta como paciente ventilado y doy mi visión, pues me sentí muy indefensa, había una ignorancia de no saber tratar a una persona con una enfermedad degenerativa sin diagnóstico. ¡Mi impotencia fue muy grande! No quiero que vuelva a pasar con nadie, así que pido al gobierno, empresas... que inviertan para que se investigue y se formen bien a los médicos, tanto de España como fuera de ella.

Doy gracias a Dios por estar viva.

"¿A dónde vamos a llegar?": La mala experiencia médica de una periodista madrileña en...
Comentarios