domingo 28/2/21

FOTONOTICIA: Los bares y restaurantes cordobeses acogen la 'marcha atrás' en las restricciones

Los locales hosteleros de la provincia se ven obligados de nuevo a colgar el cartel de cerrado a las 18:00 debido a la alta incidencia del Covid-19 en toda Andalucía
Cierre de la hostelería. - José León.
Cierre de la hostelería. - José León.

El día de la marmota, una película de Bill Murray en la que su protagonista vivía una y otra vez el mismo día por completo en un bucle sin fin. La hostelería andaluza debe de sentirse como Bill Murray en aquella película, confusa, dolida y sobre todo, volviendo a empezar otra vez una adaptación de sus locales a las medidas sanitarias, lo que supone una marcha atrás para aquellas entidades hosteleras, que de alguna manera, estaban consiguiendo sacar un poco la cabeza del agua para tomar aire.

Tras la entrada de año y una vez acabadas las vacaciones navideñas, Andalucía pasaba por un aumento en la incidencia del Coronavirus preocupante, llegándose a temer que fuera el comienzo de una tercera ola de contagios, que sería fatal en pleno periodo de vacunación. Este miedo ha llevado a la Junta de Andalucía a dar un paso atrás en las medidas sanitarias, perjudicando, una vez más como es habitual, al sector hostelero, llevándoles a cerrar de nuevo sus establecimientos a las 18:00 de la tarde. Solo las cafeterías se han librado de este varapalo, si no venden alcohol, teniendo permiso para mantenerse abiertas de 18:00 a 20:00 de la tarde.

Una vez más el grifo se cierra para la hostelería, como bien diría Juanma Moreno, repitiéndose en Córdoba la situación por la que pasó hace algunos meses. Al sector hostelero no le queda otra más que resignarse en silencio, en la que, tras la falta abundante de turistas que forman casi los cimientos de este mundillo, sufren una de las mayores crisis de su historia como sector comercial, esperando a que todo esto acabe y los contagios disminuyan para volver a unos horarios menos limitados. Las persianas de los bares y restaurantes de la ciudad se cerraban antes de las 18:00 esta primera semana tras las nuevas medidas, ante la falta de clientes por las condiciones meteorológicas.

Una vez empezaba a verse la luz en la plaza de Las Tendillas, las medidas han vuelto a tirar a las profundidades al propietario y los trabajadores del Gran Bar, uno de los cientos de locales, que por desgracia son afectados por esta vuelta atrás. Uno de los responsables del local, Francisco José Muñoz representa a mucho de los hosteleros en contra de este nuevo recorte horario, ya que “supone la pérdida de muchísimos puestos de trabajo”. Un bar, al que por fortuna, las navidades le han permitido respirar un poco: “las ventas diarias han mejorado muchísimo”.

Sin embargo, estas no son lo suficiente como para mantener a flote a todo el personal y aquellos negocios que se encontraban en una situación límite, vuelven a estarlo haciendo que, Muñoz tema que “muchos no puedan aguantar porque requieren mucho gasto y mucho personal y ahora mismo ni se cubren gastos”. El propio Muñoz deja claro que la hostelería no es uno de los principales focos de contagio y piensa que pagan justos por pecadores: “Se cumplen todas las medidas de seguridad a rajatabla y es una tontería cerrar porque va a haber los mismos contagios; cierras a las seis de la tarde y la gente está en la calle, por lo tanto, los contagios no se producen en las hostelería”.

De la misma manera ve las cosas el jefe de cocina de La Montillana, Antonio Jiménez, el cual tiene muy claro que el cierre temprano de los locales llevará de nuevo a "grandísimas pérdidas" para todo el sector. Un sector en el que "ya de por si, el horario de la noche era demasiado reducido, aunque teníamos la primera hora que era la de cerveza y la tapa y, algo sumaba”, explica. Jiménez también hace referencia a dichas pérdidas y las cifra en un 65%. Unas pérdidas causadas por una decisión que a ojos de Jiménez es injusta: “Estamos cumpliendo y estamos haciendo bien las cosas; procuramos que se mantenga la distancia, que se esté con la mascarilla puesta, limpiamos las mesas y las sillas cada vez que vienen nuevos clientes(...) la hostelería siempre es la cabeza de turco", lamenta al recordar a "muchos compañeros que han tenido que cerrar debido al Covid".

Pastelería Roldán. - José León.Terraza en La Corredera. - José León.Terraza en La Corredera. - José León.Terraza en La Corredera. - José León.Terraza en La Corredera. - José León.

Comentarios