viernes 27/5/22

La Universidad de Córdoba (UCO), en colaboración con la Universidad china de Xiamen y el Instituto Tecnológico de Wentworth (Boston, EE. UU.), han diseñado baterías más sostenibles a partir de residuos de pescados. 

Los residuos de pescados son ricos en nitrógeno, oxígeno, hidrogeno o carbono, y son útiles en baterías gracias a su electronegatividad, naturaleza estable y estabilidad térmica.

El colágeno ha sido utilizado como ánodo, es decir, como polo negativo y se ha sometido a distintas pruebas de laboratorio para realizar una estimación de como sería su funcionamiento al combinarse con el polo positivo, según ha explicado el investigador responsable del proyecto de la UCO, Gregorio Ortiz.

Para la realización del estudio se ha experimentado con baterías de litio y con dispositivos de sodio y magnesio. Según las conclusiones sacadas del estudio, "los valores de capacidad alcanzados en los tres casos son muy similares, e incluso superiores en algunos rangos".

El trabajo desarrollado por la Universidad de Córdoba, sobre el estudio electroquímico y analizando los distintos mecanismos de reacción, abren una nueva vía para el aprovechamiento del residuo como material de almacenamiento de energía.

“En el estudio hemos analizado la densidad energética a nivel de celda, en base a la masa de los electrodos. Para poder comercializarlas tendríamos que considerar la masa del ensamblaje”, añade Gregorio Ortiz.

La investigación, está financiada por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades y con fondos de becas Erasmus Mundus.

La Universidad de Córdoba colabora en el diseño de baterías más sostenibles a partir de...
Comentarios