lunes 20/9/21

Javier, el niño cordobés de 12 años que necesita un transplante de médula para sobrevivir

Javier, un niño cordobés que el 12 de junio celebrará su primer cumpleaños, necesita para tratar de curar la enfermedad rara que padece, el síndrome de Wiskott-Aldrich,recibir un trasplante de progenitores hematopoyéticos (de médula ósea). Esta inmunodeficiencia hereditaria, que acorta la esperanza de vida de quienes la padecen, se caracteriza por causar infecciones recurrentes, eczema, y disminución del número de plaquetas en sangre, que provoca mayor tendencia al sangrado ante cualquier herida que pueda hacerse.

Con motivo de la conmemoración este miércoles 2 de junio del Día del Donante de Órganos, los padres de este pequeño, Jesús y Cristina, quieren hacer un llamamiento a la población cordobesa para que se conciencie de la importancia de ser donante de médula ósea. «Existen enfermedades como la que presenta mi hijo, cuyo único tratamiento es el trasplante de médula, de progenitores hematopoyéticos. Formar parte del registro de médula ósea es muy sencillo. Basta con tener entre 18 y 40 años y solicitarlo, en el caso de Córdoba, al Centro de Tejidos y Transfusión de Córdoba (CTTC), que se encuentra junto al hospital Reina Sofía. Quienes forman parte de este registro no quiere decir que vayan a donar médula para una persona en concreto, porque la donación siempre es altruista y anónima, sino que son incluidos en una base de datos a nivel mundial por si algún día pudieran ser compatibles con algún paciente que lo requiriese», explica Jesús Lunar, padre de Javier. 

Comentarios