martes. 23.04.2024

CSIF lamenta la falta de estabilidad del mercado laboral cordobés con bajadas y subidas puntuales según la época del año. Las estadísticas hechas públicas hoy por el Ministerio de Trabajo y Economía Social señalan un descenso del paro en febrero en la provincia de 120 personas respecto a enero (-0,2%), dejando la cifra total de desocupados en 61.430.

La presidenta de CSIF en Córdoba, María Dolores Navajas, destaca la atonía en la que se encuentra actualmente el mercado laboral provincial con subidas y bajadas circunstanciales del desempleo en función de la época del año. “En el caso del pasado mes de febrero fue el sector servicios el que salvó, principalmente, la situación gracias al periodo de rebajas de invierno, mientras que el sector agrario sufrió una importante subida de los demandantes de empleo debido al fin de la campaña de recogida de la aceituna”. “Es necesario y urgente que las administraciones públicas implementen medidas de calado en nuestro sistema productivo con una mayor apuesta por la industria y la innovación a fin de que el empleo que se genere en nuestra tierra sea de calidad y con una duración indefinida”, agrega la dirigente sindical.

La máxima responsable de CSIF en Córdoba indica que la disminución de las cifras de parados en la provincia contrasta con la pérdida de 1.332 afiliados a la Seguridad Social, un dato que la dirigente sindical apunta que no es bueno. “Las cifras no invitan realmente al optimismo que muchas veces se infiere de las declaraciones de algunos responsables políticos”, manifiesta Navajas, quien también muestra su preocupación por las cerca de 5.400 personas sin trabajo que no reciben ningún tipo de prestación. Asimismo, es reseñable el hecho de que más del 62% de la población parada es mujer.

Del mismo modo, Navajas hace mención al fuerte incremento del paro en el colectivo formado por las personas sin experiencia laboral previa, muchos de ellos jóvenes, “algo que hace imposible que puedan emprender un proyecto de vida con unos parámetros razonables en su tierra y que les obliga a buscarse un mejor porvenir en otra provincia de España o, incluso, en el extranjero, lo que supone para Córdoba seguir perdiendo talento que le permitiese mejorar su desarrollo económico”.

Más del 62% de la población parada en Córdoba es mujer