sábado. 22.06.2024

El plan estratégico conocido como Agenda Córdoba 2030, diseñado por el Ayuntamiento de Córdoba, proyecta un crecimiento urbanístico significativo en la ciudad durante las próximas décadas, con la construcción de más de 37,000 viviendas. De estas, alrededor de 17,000 se ubicarán en suelo urbanizable sectorizado, mientras que unas 20,000 se construirán en suelo urbanizable no sectorizado.

El suelo urbanizable sectorizado, también denominado suelo urbanizable programado o delimitado en sectores, es aquel que el plan de ordenación urbanística identifica como de interés para la ciudad y se divide en sectores para futuras acciones de urbanización.

Por otro lado, el suelo urbanizable no sectorizado, también conocido como suelo urbanizable no programado o no delimitado en sectores, es aquel cuya aptitud para la urbanización está prevista a largo plazo según las circunstancias. Aunque no hay un compromiso inmediato de actuación por parte del Ayuntamiento, se contempla la posibilidad de promoción de su urbanización con criterios de oportunidad y mediante concursos entre diferentes agentes.

En cuanto a la distribución de las viviendas previstas en suelo urbanizable sectorizado, aproximadamente dos tercios estarán ubicadas en el núcleo principal, con capacidad para alrededor de 51,000 habitantes. Se prevé el desarrollo en 55 sectores de suelo urbanizable sectorizado, que abarcan una superficie cercana a las 1,110 hectáreas.

En lo que respecta al suelo urbanizable no sectorizado, que incluye suelos delimitados en parcelas, sectores o áreas, se plantea ordenar los espacios de transición entre la ciudad y el campo a nivel residencial, y extender los polígonos industriales preexistentes estratégicamente ubicados.

Entre las propuestas concretas dentro del plan estratégico se incluyen la creación de la Ciudad Jardín de Poniente-Sur y de Levante, así como el desarrollo de nuevos suelos industriales. También se propone intervenir de manera positiva en las pedanías para mejorar la estructura territorial del municipio, potenciando los asentamientos residenciales y controlando los asentamientos clandestinos.

Además, se plantea la creación de la Oficina Municipal del Suelo No Urbanizable para gestionar estos suelos de manera diferenciada y recualificar los núcleos rurales sin descartar la regularización de parcelaciones urbanísticas existentes en sus entornos.

Córdoba prevé un crecimiento inmobiliario de 37.000 viviendas en 10 años