sábado. 18.05.2024

El mercado inmobiliario en España, y específicamente en la ciudad de Córdoba, ha mostrado una disminución notable en los alquileres de larga duración y un incremento en los de corta estancia en el primer trimestre de 2024, según un informe de Idealista. Esta tendencia se atribuye a las recientes políticas gubernamentales que han influido directamente en el sector.

Durante los primeros tres meses de 2024, Córdoba experimentó una reducción drástica, del 66%, en la oferta de alquileres permanentes en comparación con el mismo periodo del año anterior, marcando la mayor caída entre las ciudades españolas. Paralelamente, los alquileres temporales en Córdoba aumentaron un 76%, aunque este tipo de alquiler aún representa solo el 3% del total en la ciudad, muy por debajo del promedio nacional.

A nivel nacional, el alquiler de temporada aumentó en promedio un 56%, con ciudades como San Sebastián y Málaga observando porcentajes mucho más altos. En contraste, ciudades pequeñas como Soria y Lugo mostraron poca o ninguna oferta de este tipo de alquiler.

El fenómeno de aumento de alquileres de temporada se ha observado incluso en mercados más pequeños, donde el surgimiento de nuevos anuncios ha provocado incrementos significativos, como en Badajoz, donde el aumento alcanzó el 2.560%.

Francisco Iñareta, portavoz de Idealista, comenta que las políticas actuales han incentivado la transición de alquileres permanentes a temporales, complicando aún más el acceso a vivienda para las familias más desfavorecidas. Iñareta enfatiza que el problema radica en un déficit de oferta, que eleva los precios y genera competencia intensa entre inquilinos.

Este cambio también se refleja en la demanda elevada, con cada anuncio de alquiler atrayendo a unas 27 familias interesadas, según datos de Idealista. Los arrendamientos de temporada, que no están destinados a satisfacer necesidades permanentes de vivienda, están exentos de las recientes regulaciones, como las limitaciones en las actualizaciones de renta impuestas por la nueva Ley de Vivienda.

En respuesta a esta situación, el Ministerio de Vivienda y Agenda Urbana está revisando propuestas para regular mejor el alquiler de temporada y proteger los alquileres genuinamente temporales, como los destinados a estudiantes o trabajadores temporales.

El Gobierno reconoce que una parte considerable del parque de viviendas se está desplazando hacia alquileres que no caen bajo la regulación habitual, lo que agrava la escasez de opciones para los inquilinos que buscan estabilidad a largo plazo.

Córdoba, la ciudad española donde más bajan los alquileres permanentes