domingo. 03.03.2024

CSIF considera una noticia muy negativa que Córdoba acumule un segundo mes siendo la provincia andaluza con un mayor crecimiento del número de desempleados, al mismo tiempo que teme un otoño “negro” para el mercado laboral por las malas campañas agrícolas que prevén para los meses venideros. Las estadísticas hechas públicas hoy por el Ministerio de Empleo y Economía Social apuntan que el paro se incrementó en 729 personas en la provincia (+1,1%), dejando la cifra total de desocupados en 62.593.

La presidenta de CSIF Córdoba, María Dolores Navajas, señala que “no podemos conformarnos con el argumento de que el verano es un periodo negativo en cuanto a la generación de empleo en nuestro territorio ante la subida del paro que se ha registrado en agosto, sino que es necesario que los responsables políticos agudicen su ingenio para implementar medidas que contribuyen a cambiar esta realidad social y económica que afecta muy especialmente a las mujeres, a los jóvenes y a los más de 3.300 cordobeses sin trabajo que no tienen acceso a ninguna prestación”. La dirigente sindical también lamenta la pérdida de cerca de 1.900 afiliados a la Seguridad Social el mes pasado en Córdoba, “una preocupante muestra de la falta de oportunidades laborales existente aquí”.

La máxima responsable de la central sindical a nivel provincial indica que, “al constatar este dato negativo de creación de empleo es difícil encajar las declaraciones lanzadas en los últimos meses por parte de las administraciones y sus representantes, a los que insta a “reformular el modelo productivo inestable con el que contamos en Córdoba y apostar decididamente por sectores estratégicos como la industria y la innovación, así como por un impulso de los servicios públicos a través de la Administración pública como motor”. La central sindical entiende que “para reflotar la economía y el mercado laboral es fundamental un plan que potencie los servicios públicos y que permita crear empleo de calidad”.

Desde su punto de vista, “las previsiones para los próximos meses no son demasiado esperanzadoras, puesto que la estimación de creación de empleo en las próximas campañas agrícolas del olivar y de los cítricos que darán comienzo en pocas semanas es muy reducida como consecuencia de las bajas cosechas que se auguran este año debido a los efectos perniciosos de la sequía”.

CISF prevé un "otoño negro" por las malas campañas agrícolas previstas