domingo. 14.07.2024

La mala gestión la falta de personal obliga al cierre de centros de salud este verano en Córdoba

El Sindicato de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Córdoba recuerda que lleva advirtiendo desde hace mucho tiempo que la política de ahorro del Distrito Sanitario Córdoba-Guadalquivir traería como consecuencia la imposibilidad de sustituir las vacaciones de las y los profesionales y, por extensión, el cierre de centros durante el verano, con las consecuencias en la asistencia a la ciudadanía. Hay poblaciones en las que no habrá médico, solo personal de enfermería.
Centro de Salud del Sector Sur de Córdoba
Centro de Salud del Sector Sur de Córdoba

El Sindicato de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Córdoba achaca a la mala gestión de los directivos del Distrito Sanitario Córdoba-Guadalquivir la necesidad de cerrar centros de salud durante el verano ante la imposibilidad de cubrir las vacaciones de las y los profesionales.

“CCOO venía advirtiendo que con la llegada del verano es habitual una sobrecarga de los y las profesionales que deben asumir su trabajo y el de sus compañeros y compañeras para que todo el personal pueda disfrutar de sus merecidas vacaciones”, señala el responsable de atención primaria del sindicato, José Antonio Prados, quien afirma que “la política de ahorro que caracteriza a la Gerencia del Distrito genera un importante exceso de trabajo en los meses vacacionales”. 

Igualmente, CCOO lleva tiempo denunciando que la falta de inversión en atención primaria, la precariedad en la contratación (con contratos de mes en mes, e incluso por días) y la falta de previsión para la cobertura vacacional -sin tener en cuenta los salientes de guardia, las jubilaciones y las bajas que puedan surgir- dejan bajo mínimos muchos centros de salud y consultorios que se ven obligados incluso al cierre durante el verano. Este es el caso de determinadas aldeas como El Villar o Cañada del Rabadán.

“La situación de Villarrubia, que cuenta con la mitad de su plantilla médica desde hace meses, es demencial, el acceso al médico de familia es una misión imposible, lo que conlleva una sobrecarga en la consulta de acogida gestionada por enfermería que se ve limitada e incapaz de solventar la demanda asistencial poblacional. Hay más zonas que intentan solventar la falta de médicos a base de profesionales de enfermería como es el caso de Valenzuela. Este pueblo se encontrará muchos días de este verano sin cobertura médica y en su lugar, las urgencias serán atendidas por dos profesionales de enfermería que deberán consultar telefónicamente con el médico de Bujalance o del centro coordinador, sin una valoración presencial, las medidas a tomar”, denuncia 

Prados quien remarca que “un médico no puede hacer una valoración asistencial de una patología urgente telefónicamente, sin valorar de presencia al paciente, pero además este médico estará atendiendo en otro puesto de urgencias los pacientes que le lleguen de presencia y los avisos urgentes que salgan, por lo que añadir más carga de trabajo supone una menor disponibilidad del médico para poder atender las urgencias que surjan en cualquiera de los dos puntos, de forma que si fuera preciso desplazar a un paciente de Valenzuela o Bujalance hasta Córdoba, estos dos pueblos se verían sin cobertura médica más de 3 horas. Esta no es la asistencia sanitaria de calidad que promulga la Consejería de salud ni la que se merece la población”. 

La barriada de los Ángeles es otra de las poblaciones que han sufrido recientemente la mala gestión sanitaria de este distrito, que ha decidido el cierre del consultorio y derivar su atención sanitaria al nuevo centro de salud de Alcolea, sin tener en cuenta las necesidades poblacionales de esta zona, que tiene una población muy envejecida que ya no podrá desplazarse de manera autónoma hasta su médico y enfermero.

Con respecto a la capital, “no sabemos ya que decir. En centros como Fuensanta, Sector Sur u otros, la plantilla diaria suele ser del 60%, de forma habitual, empeorando los meses de verano, por lo que las citas para ser vistos por el o la médico, ya no se dan, teniendo que ser atendidos por enfermeros, que intentan ayudar al paciente, aun a riesgo de caer en el intrusismo laboral”, advierte el responsable sindical. 

“Entre la falta de profesionales, el aumento de las listas de espera a incluso más de 30 días y la peor accesibilidad poblacional a sus consultorios y centros de salud, nos cabe la pregunta de cuál es el objetivo real de esta Consejería de Salud, ¿empeorar el acceso sanitario público mientras aumentan los conciertos con la sanidad privada?”, se cuestiona el delegado de CCOO quien lamenta que, “mientras tanto, en Sevilla la Consejería de salud premia la gestión llevada a cabo por el equipo de Gerencia en atención primaria, por ser los primeros en consecución de objetivos (son los que más dinero les ahorra)”.

“Los y las profesionales están pagando con su salud las barbaridades que sus propios compañeros y compañeras directivos del Distrito están llevando a cabo en detrimento no solo de los profesionales, sino de la ciudadanía y nos cabe la duda de si por las noches esas conciencias están tranquilas y tienen descanso”, apostilla Prados.

La mala gestión la falta de personal obliga al cierre de centros de salud este verano...