miércoles. 19.06.2024

La Asociación Vecinal y el Grupo de Cáritas de la parroquia San Acisclo de Valdeolleros han denunciado el desahucio de una familia de su casa ubicada en la calle Cruz de Juárez el pasado 18 de marzo. Se trata de una familia integrada por una madre y sus hijas menores de edad. Ambas instituciones han detallado que supieron de los hechos a través de la dirección del instituto Grupo Cántico "ante la preocupación por la situación de la familia de una de sus alumnas".

La madre, Isabelle llegó a España desde Costa de Marfil y al barrio de Valdeolleros hace ocho años. "El último contrato temporal que finalizó el 31 de diciembre fue en la empresa municipal de limpieza Sadeco, dentro de un programa de ayuda a personas en riesgo de exclusión social", ha especificado.

Tras finalizar el último contrato, Isabelle se dispone en búsqueda activa de empleo, no percibe ayuda alguna y cobra tan solo 230 por desempleo, de acuerdo a las mencionadas entidades. Las tres hijas, por otro lado, siguen cursando sus estudios en el colegio Hernán Ruiz y en el instituto Grupo Cántico.

Las dos entidades se han puesto en contacto con la abogada de Isabelle, quien ha señalado que se encuentra "en lista de espera urgente para buscarle un techo, y que, ante el inminente desahucio, se ha contactado estos días atrás con Servicios Sociales y Junta de Andalucía para dar una respuesta a la situación, sin que llegada la hora del lanzamiento este viernes tuvieran una alternativa".

Sin embargo, esta contestación no ha llegado y desde Cáritas como San Acisclo han confesado que "no podemos entender por qué desde la Delegación de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Córdoba y desde la Agencia de Vivienda y Rehabilitación (AVRA) de la Junta no se ha buscado una solución habitacional estable a la que tiene derecho esta familia, según la legislación vigente establecida durante la pandemia y prorrogada hasta 2024".

"Denunciamos ante la opinión pública que el organismo o institución, Ayuntamiento o Junta de Andalucía, Vimcorsa o Avra, que tenga las competencias de resolver y buscar una alternativa habitacional no haya hecho nada en tres meses para evitar esta injusta situación para unas personas empobrecidas (ahora se llama vulnerables), vecinas de nuestro barrio, dado que el desahucio se resolvió judicialmente a final de diciembre", han destacado.

Ambas entidades han colaborado con Isabelle "para buscarle soluciones urgentes a las necesidades de alimentación y ropa y recursos económicos”, de acuerdo han avanzado. Este no es el protocolo que han adoptado, ya que han confirmado que también "nos plantearemos la posibilidad de trabajo digno y un piso decente para estas cuatro personas, vecinas nuestras desde hace tiempo".

Siguiendo esta línea, han compadecido que "como siempre, nos toca a la ciudadanía (parroquia, asociación vecinal y comunidad educativa) hacernos cargo de las urgencias humanitarias ante la falta de recursos materiales y de personal de los Servicios Sociales Comunitarios".

Finalmente, y, por esta razón, han reclamado y urgido al Ayuntamiento de Córdoba "para el seguimiento y terminación del proyecto que se inició con la anterior corporación para convertir dos pabellones del antiguo Hospital Militar en Centro de Emergencia Habitacional, un equipamiento social básico para las familias que se quedan sin casa"

Cáritas y San Acisclo denuncian el desahucio de una familia en Córdoba