lunes 18/10/21

Avanza la causa de beatificación del misionero cordobés que salvó a 7 niños de ahogarse

Captura
Misionero Pedro Manuel Salado

El obispo Demetrio Fernández González de Córdoba cerró este sábado la fase diocesana del proceso de beatificación del misionero hermano Pedro Manuel Salado de Alba, fallecido en Ecuador en 2012 tras salvar a siete niños de ahogarse en el océano.

La fase diocesana comenzó en octubre de 2018 y finalizó el 20 de marzo con la certificación de la documentación original y las dos copias que se enviarán a la Congregación para las Causas de los Santos.

Salado era consagrado del Hogar de Nazaret, instituto de vida consagrada con sede en Córdoba. Hizo sus votos perpetuos en 1990 y vivió en España hasta 1998. Luego fue destinado a la misión Quinindé en Ecuador, donde dirigió un hogar y la Escuela Sagrada Familia de Nazaret.

En un comunicado del 20 de marzo de la Diócesis de Córdoba, Mons. Fernández expresó su deseo "de que esta causa se procese rápidamente". Ahora “mantengamoslo en nuestras oraciones porque esta causa nos anima a ser como Pedro Manuel, a gastar la vida por el bien de los demás”.

Consuelo Csanady, directora general de la Casa de Nazaret y superiora de la rama de mujeres, recordó que “con Pedro Manuel Salado Dios quiso darnos un embajador excepcional”. Pedro Manuel "nos dice hoy que debemos seguir dando la vida por los demás", dijo.

En la clausura también estuvo presente el obispo Eugenio Arellano Fernández, Vicario Apostólico de Esmeraldas, quien agradeció a la diócesis de Córdoba por asumir y avanzar la causa de beatificación, aunque el derecho canónico establece que se debe abrir una causa donde muera el siervo de Dios, para siempre.  Por estas razones el proceso puede ser trasladado a otra diócesis, como en este caso a Córdoba.

Mons. Arellano dijo que la vida de Salado “es un testimonio para nosotros”, ya que dio su vida por los niños pobres de Esmeraldas “todos los días”. Tras la misa de clausura formal de la etapa diocesana, el obispo de Córdoba destacó que “el que da su vida por amor la ha ganado para siempre”, y que Salado “ha tejido el amor de Jesucristo en la historia”.

Pedro Manuel Salado de Alba nació el 1 de enero de 1968 en Chiclana de la Frontera en Cádiz, el tercero de seis hijos. Manuel Jiménez, quien dirige el Hogar de Nazareth en Córdoba, dijo en un video sobre la vida de Salado que “los niños lo querían mucho, se acercaron a él. Entre los niños y las oraciones, descubrió que Dios lo estaba llamando ”. Salado hizo sus votos perpetuos en 1990 y vivió en el Hogar de Nazareth en Córdoba hasta 1998, año en el que fue enviado de misión a Ecuador.

“Vivía en la pobreza, lo que se demostraba en su capacidad de adaptación a todo. No tenía zapatos y un día cuando iba a jugar al fútbol le tuvieron que prestar un par”, dijo el P. Jiménez.  También recordó que el 5 de febrero de 2012, Salado llevó a un grupo de niños a caminar a la playa de Atacames, alrededor del mediodía subió la marea y siete niños fueron arrastrados.

"Manuel rápidamente se dio cuenta de que se trataba de una cuestión de vida o muerte. No dudó en tirarse al agua y salvar a cada uno de los niños", relató el cura. "Tengo que salvar a mis hijos", dijo Salado antes de lanzarse al agua y lograr sacarlos uno por uno. Después de traer los dos últimos a la playa, estaba completamente exhausto. Una de las hermanas del hogar le dijo: "Manuel, los has recuperado a todos", tras lo cual murió. "Los niños se reunieron a su alrededor y rezaron para que Dios no se lo llevara, pero Pedro Manuel ya había cumplido su misión". en la tierra ", dijo el P. Jiménez.

"El hermano Pedro Manuel ha sido, para todos los que lo hemos conocido, un don de Dios ", concluyó. El Hogar de Nazaret es un instituto de vida consagrada fundado por María del Prado Almagro en 1978. Su misión es ayudar a los niños y jóvenes sin hogar en situaciones complicadas.

Comentarios