martes 14.07.2020

Dos atenuantes a demostrar en el caso del príncipe Joaquín de Bélgica: Que se desplazara a Córdoba por motivos profesionales y que se reunieran menos de 15 personas

Príncipe Joaquín de Belgica - Archivo
Príncipe Joaquín de Belgica - Archivo

El conflicto generado por el viaje del príncipe Joaquín de Bélgica a Córdoba sigue dando que hablar, y todo prevé que continuará en los próximos días.

La prensa española, belga y algunos medios europeos se han hecho eco del grave incumplimiento de las medidas sanitarias en desplazamientos internacionales e interprovinciales en los que podrían haber incurrido el príncipe belga y un grupo de personas que desde Sevilla también se desplazaron a la fiesta de Córdoba.

Lo que ocurra a partir de este momento podría verse agravado si se produjeran nuevos positivos por Covid-19 en el entorno de los amigos que convivieron con el príncipe Joaquín, diagnosticado como positivo en coronavirus el pasado viernes tras encontrarse mal el día posterior a la celebración.

Por otro lado, los anfitriones de la fiesta se podrían enfrentar a una multa de hasta 10.400 euros, si se acreditara que se reunieron las 27 personas puestas en cuarentena, excediendo el límite legal que Sanidad mantiene en Fase 2 de 15 personas.

Hay dos atenuantes que se destacan en la prensa belga y que se están manejando en las últimas horas: Uno sería que el príncipe se habría trasladado a Córdoba por motivos profesionales, al estar gestionando una pasantía o período formativo y de prácticas en un bufete o empresa.

Y el segundo, que realmente no se reunieran más de 15 personas, sino que la relación de 27 obedezca a todos los contactos que el aristócrata belga mantuvo desde su llegada a España, ya que participó en alguna otra reunión.

Según procedimiento de Sanidad, la persona que sea diagnosticada por Covid-19 debe notificar la totalidad de contactos que ha mantenido en los últimos días para su rastreo y su puesta en cuarentena.

Sobre estas lineas de investigación está trabajando la Policía Nacional.

Por último cabe decir que desde la propia Casa Real belga se ha informado que el príncipe Joaquín, que no participa como representante institucional de la monarquía de aquel país, asumirá personalmente todas las consecuencias derivadas de este incidente.

Como hemos informado, Joaquín, de 28 años de edad, es el tercer y más joven hijo de la princesa Astrid de Bélgica, hermana del rey Felipe, y de Lorenz, archiduque de Austria-Este.

En la actualidad, es el décimo en la línea sucesora al trono belga. Estudió en Inglaterra y tiene un grado en Finanzas por la Universidad Bocconi de Milán, en Italia. Tiene además formación militar y rango de oficial en la Armada Belga.

Su relación con España viene por la relación sentimental que mantiene con la joven cordobesa Victoria Ortiz. Es por ese motivo por el que se encontraba el martes en la capital califal, para asistir a una fiesta organizada, según la prensa belga, por jóvenes de la aristocracia local y a la que podrían haber acudido un total de 27 personas.

 

Comentarios