jueves. 13.06.2024

Como cada año, UGT Córdoba publica, coincidiendo con el Día Europeo por la Igualdad Salarial, publica un informe basado en datos oficiales de distintas instituciones como la Agencia Tributaria, el Instituto Nacional de Empleo, Eurostat, la Encuesta de Población Activa, el Informe de Impacto de Género de la Junta de Andalucía, el INE o la Seguridad Social, entre otros. La información correspondería en esta ocasión a los datos correspondientes al año 2022 y tiene como nombre “Compañeras”, en alusión a que estas diferencias se dan entre compañeros y compañeras de trabajo o de vida.

Según este informe, UGT desvela que la brecha salarial en la provincia de Córdoba se situó en este año en el 19,8 %, una décima por debajo de los datos medios nacionales y a 1,2 puntos de los datos de Andalucía, que sitúan la brecha salarial entre hombres y mujeres en el 21 %.  Este dato refleja, asimismo, la subida en una décima en nuestra provincia de esta brecha, que en el año 2021 se situaba en el 19,7. Esto se traduciría en que las mujeres en la provincia de Córdoba estarían cobrando de media 3.834 euros menos al año que los hombres, a pesar de ser la cuarta provincia andaluza con una tasa más baja, después de Almería, Jaén y Granada.

La secretaria de Empleo de UGT Córdoba, Paqui Haro, destacó que este estancamiento en el descenso de la diferencia entre lo que cobran de media los hombres en relación a las mujeres en Córdoba “tiene un análisis relacionado con el desarrollo e implantación de nuevas empresas de sectores que tradicionalmente han tenido mayor nivel de contratación en hombres que en mujeres, como es el caso de la construcción o la industria”. Haro destacó que, “si bien estos datos de desarrollo son muy positivos para la economía de Córdoba, y que es una demanda de este sindicato con el fin de conducirnos hacia un necesario cambio de modelo productivo, también es cierto que este progreso no se entendería si no viniese acompañado de la incorporación de pleno derecho de la mujer a todos los ámbitos laborales”.

Respecto a los puestos de mayor responsabilidad y, por consiguiente, mejor remunerados en las empresas, Haro hizo hincapié en que “se está produciendo un cambio importante que se refleja en un incremento considerable de mujeres que concluyen sus estudios universitarios, si bien es cierto que queda pendiente el acceso a niveles similares de la mujer en grados con un perfil más técnico, en el que la propia realidad refleja que la confianza del mercado y la contratación no está lo suficientemente abierta para contratar a mujeres en igualdad de condiciones por los prejuicios históricos que se viven, sin descartar que las propias mujeres no sienten ese deseo de acceder a estos estudios, bien por la visión social de pertenecer a un mundo más de hombres o bien por circunstancias educacionales en las que debemos profundizar como sociedad”.

Uno de los datos alarmantes de este informe, destacó la secretaria de Empleo de UGT, vienen referidos a la visión de la conciliación que tienen las mujeres y hombres en Andalucía, ya que del informe se desprende que “las mujeres, en general, se acogen más a las medidas de conciliación que los hombres como indica que un 79% hizo uso del permiso de maternidad, frente al 46% de hombres que hizo uso del permiso de paternidad, o un 22,5% de mujeres se ha acogió a la reducción de jornada, frente al 3,4% de hombres, o que un 10% de mujeres ha optado por una excedencia, frente al 1,7% de hombres, algo sintomático de la visión permanente de que hay que asociar directamente a la mujer con los cuidados mientras que el hombre asume la responsabilidad del trabajo”.

Haro finalizó exponiendo que, siendo estos datos de 2022, es más que probable que los próximos informes reflejen las consecuencias positivas de medidas aprobadas exigidas desde UGT como son el aumento del Salario Mínimo Interprofesional que están permitiendo no sólo un aumento de las rentas de las trabajadoras y trabajadores con un menor reconocimiento en sus nóminas del trabajo realizado, sino que, además, está reduciendo esa brecha al aumentar lo que perciben aquellas personas que reciben los salarios más bajos y que suelen ser mujeres que, en el caso de Córdoba, suelen estar ocupadas en el sector comercio y servicios”, e insistió en la necesidad de “calibrar desde el punto de vista de la igualdad las contrataciones que en nuestra provincia se lleven a cabo en ese proceso de cambio de modelo productivo que ha llegado antecedido de la implantación en la capital del nuevo Centro Logístico del Ejército, una buena noticia que debe ser acompañada de acciones que reduzcan las desigualdades entre hombres y mujeres en el terreno laboral, sobre el que aún hay mucho que hacer para alcanzar esa plena igualdad justa y deseada”.

Advierten de la necesidad de integrar la mujer al modelo productivo de Córdoba