domingo. 26.05.2024

Han interrumpido la primera jornada del Circuito PGA Spain Golf Tour, en el Real Club de Campo de Córdoba, y se han acercado a las obras de un nuevo campo de golf con mensajes como 'No hay agua para tanta golferío'. 

Así lo ha indicado Greenpeace en una nota en la que ha señalado que las lonas que cubren las principales fuentes de la ciudad de Córdoba, justificando su cierre desde hace meses por la sequía y llamando al ahorro de agua, han amanecido "con mensajes de denuncia ante la mala gestión de este preciado recurso y señalando las actividades que agudizan su escasez: los regadíos ilegales, la ganadería intensiva, la transformación de los cultivos de secano a regadío o el despilfarro de agua en los campos de golf de la zona". 

De esta manera, activistas de diferentes colectivos han alertado de que, si bien una de las principales causas de la sequía es la falta de lluvias durante los últimos años como consecuencia del cambio climático, "la mala gestión de los recursos hídricos no hace sino agravar la situación", motivo por el que han exigido "una mayor responsabilidad política y una gestión consecuente con la emergencia climática que el planeta enfrenta".

Los activistas han continuado su protesta en las obras de construcción del nuevo campo de golf Casilla del Aire y en la primera jornada del Circuito PGA Spain Golf Tour, que arrancaba en el Real Club de Campo de Córdoba, localizado en Sierra Morena. Allí han desplegado pancartas con mensajes como 'No hay agua para tanta golfería', 'Salvar el agua', '80.000 personas sin agua en los Pedroches'o 'No más campos de golf'.

En este sentido, Greenpeace ha afirmado que "un campo de golf necesita 17.000 litros de agua al día, lo que equivale al consumo en el hogar de unas 47.000 personas al año. Hay casi 500 campos de golf en España y hasta 100 en Andalucía, y se siguen construyendo. Mientras, más de nueve millones de personas sufren ya algún tipo de restricción en el uso del agua como consecuencia de la sequía". 

Por otro lado, han añadido, "la agricultura intensiva e industrial y las macrogranjas son los sectores que más afecciones y consumo de agua generan, y están poniendo en riesgo el suministro para la población, pero también para la agricultura familiar de pequeña y mediana escala y la ganadería extensiva". Así, "en la provincia de Córdoba, cultivos de secano tradicionales, como el olivar o el almendro, están transformándose a producciones intensivas o superintensivas, muy demandantes de agua", han señalado.

Activistas irrumpen en el Real Club de Campo de Córdoba por la sequía