sábado. 04.02.2023

"Acciones que van, gestos que vuelven" la nueva campaña de Cruz Roja por el Día del Medio Ambiente

• Voluntariado de la entidad estará mañana en el Ecomercado para animar a la ciudadanía a que se comprometa con pequeñas acciones cotidianas que ayuden a cuidar el entorno y proteger el futuro del planeta.

Cruz Roja Córdoba.
Cruz Roja Córdoba.

Cruz Roja se ha sumado en Córdoba a la campaña ‘Acciones que van, gestos que vuelven’, con la que la institución persigue -en el marco de la celebración el domingo 5 de junio del Día Mundial del Medio Ambiente’- promover entre la sociedad hábitos y conductas respetuosas con el entorno, como el reciclaje, la creación de huertos ecosociales, la reducción del consumo energético o el ahorro doméstico.

Así, voluntariado de la entidad estará mañana en el Ecomercado que se coloca el primer sábado de cada mes en el Bulevar de Gran Capitán, para animar a la ciudadanía cordobesa a que se comprometa con pequeñas acciones cotidianas que ayuden a cuidar el medio ambiente y proteger el futuro del planeta.

“El planeta nos devuelve el efecto de todas las acciones que realizamos”, recuerda María Torralbo, responsable provincial de Medio Ambiente de Cruz Roja, “en cuestiones como la calidad del aire que respiramos o en la reducción de la biodiversidad, lo que tiene un impacto directo en nuestra salud y nuestra calidad de vida”.

En esta línea, una de las actividades que se van a realizar dentro de la campaña será la de ‘Lanza tu acción, recibe su gesto’, en la que cada persona deberá pensar en una de las acciones sostenibles que puede realizar en su día a día y el gesto que le devuelve el planeta. Para ello, tendrá a su disposición un boomerang de cartón ecológico (y su versión digital), en el que podrá escribir estas acciones.  

Esta misma filosofía va a llegar también a través de las redes sociales de Cruz Roja Juventud, donde se publicarán los consejos y ejemplos de acciones sostenibles, “como utilizar fuentes de energía renovables y usar aparatos con alta eficiencia energética, separar los residuos en casa para su correcto reciclado, el uso de bolsas de tela en la compra y la adquisición de productos de proximidad, o el desplazamiento en bicicleta o a pie”, enumera Paula Rivarés, directora estatal de la organización juvenil. Todo ello, con el fin de reducir el efecto invernadero y el cambio climático, la consecución de un aire más limpio, el mantenimiento de océanos y bosques más limpios y ecosistemas sanos y sostenibles.

En Palma del Río, también se sumarán a la campaña en los próximos días, con una actividad en un centro educativo de la localidad.

Y es que ante la situación de emergencia climática y ambiental que vive el mundo en la actualidad, donde cada vez más se producen desastres medioambientales y naturales, olas de calor y de frío, inundaciones extremas o sequías, se deben plantear soluciones urgentes desde lo individual y local, hasta lo colectivo y global. Las olas de calor del verano 2019 provocaron casi 3.500 muertes en Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, España, Suiza y el Reino Unido. Así lo recoge el informe sobre Desastres Naturales de la Federación Internacional de la Cruz Roja. Durante los últimos 10 años, el 83% de los desastres desencadenados por amenazas naturales se debieron a fenómenos meteorológicos y climáticos extremos, y aproximadamente, 1 de cada siete 7 personas han sufrido directamente los efectos de la crisis climática durante los últimos 10 años, causando más de 410.000 muertes.

Compromiso con el medio ambiente

El año 2030 es la fecha marcada por la Federación Internacional de Cruz Roja y de la Media Luna Roja en su compromiso con las personas y el medio ambiente, facilitando la transición con medidas equitativas y solidarias: preparándose para afrontar los impactos del cambio climático, basando la economía en la neutralidad antes de 2030, creando empleo verde y de calidad en el mundo rural en sintonía con la repoblación rural, reforestando espacios naturales para compensar la huella de carbono, acompañando y ayudando a las personas en situación de pobreza energética y a todas, en general, para alcanzar una mayor eficiencia energética, y fomentando hábitos responsables y sostenibles con el planeta.

Reducir el consumo, evitar los envases de plástico, reciclar adecuadamente los residuos, reaprovechar los restos de comida sobrante, comprar productos de temporada en comercios de proximidad, reutilizar envases y utilizar el transporte público para contaminar lo menos posible son algunas de las claves que Cruz Roja propone para luchar contra el cambio climático.

España uno de los países más vulnerable a los efectos del cambio climático; los desastres naturales como Filomena, o las inundaciones por lluvias torrenciales son sólo nueva muestra, pero más de dos tercios de la superficie está en riesgo de desertificación, 8.000 kilómetros de costa están expuestos a la subida del nivel del mar, los huracanes llegarán a Canarias y la Península, la gota fría seguirá aumentando en el mediterráneo y la captura de peces caerá un 17% en los próximos 30 años.

Por todo ello, es necesario y urgente tomar medias que reviertan esta situación, e impida que se cumplan estas predicciones.

Cruz Roja, en su compromiso con las personas y el medio ambiente, es la primera organización social de España que mide y registra su huella de carbono; lo hace desde hace 3 años y ha establecido un plan de reducción de su producción del C02 que ya ha conseguido una disminución del 40% desde su puesta en marcha. La huella de carbono que no pueda eliminar la compensa con la reforestación de espacios naturales, y desarrollando acciones con familias en situación de vulnerabilidad y pobreza energética. Éste es el fundamento de la estrategia +CO(mpesa)2, basada en la mitigación y adaptación dirigida a una transición ecológica justa.

"Acciones que van, gestos que vuelven" la nueva campaña de Cruz Roja por el Día del...
Comentarios