jueves. 01.12.2022

De los 2.120 destinos de guardias civiles publicados la semana pasada, sólo 22 corresponden a la provincia de Córdoba, apenas un 1% del total, pero además una vez asignados esos destinos el resultado es aún peor, porque en la práctica no hay un aumento en la plantilla, ya que llegan 14 efectivos mientras que se van 3 a otras provincias y ocho de las vacantes se han cubierto con traslados internos entre poblaciones de esta provincia. A lo cual, deben añadirse los componentes que han ido pasando a las situaciones de reserva y retiro.

El mayor refuerzo llega a la USECIC, con cinco efectivos, aunque tres de ellos provienen de puestos de la provincia y el resto de destinos publicados se distribuyen con cuentagotas entre varias unidades de Tráfico, Intervención de Armas y Explosivos, Policía Judicial y algunos Puestos de Seguridad CiudadanaMontilla, Baena, Villa del Río, Lucena, Puente Genil, Villanueva de Córdoba−, pero la gran mayoría de unidades territoriales necesitan incrementar sus plantillas.

De hecho, sigue habiendo unas 140 vacantes sin cubrir y la consecuencia es que la plantilla de la Guardia Civil en la provincia de Córdoba es tan deficitaria como antes de publicarse estos destinos y ello, a pesar de que algunas unidades apenas pueden sacar patrullas a la calle o abrir las dependencias para atender a la ciudadanía.

Nuevamente, Córdoba se ve agraviada por la Dirección General de la Guardia Civil, al recibir menos refuerzos que muchas otras provincias, a pesar de ser la provincia andaluza con menos guardias civiles desde hace muchos años. Pero es que además, sería necesario incrementar el catálogo, que hace ya mucho tiempo quedó obsoleto para las necesidades de seguridad de esta provincia.

La Dirección General de la Guardia Civil está creando continuamente nuevos equipos especializados, como los ROCA (robos en el campo), los PEGASO (seguridad aeronáutica), los de Ciberdelincuencia y más recientemente, los dedicados a la Violencia de Género, que AUGC llevaba años reclamando. Pero el problema es que se crean estos equipos especializados sin dotarlos de personal y medios propios, por lo que para ponerlos en marcha se detrae al personal de los Puestos de Seguridad Ciudadana en las distintas localidades de la provincia, agravando el problema de déficit de plantilla que ya padecen esas unidades y perjudicando, en definitiva, a la ciudadanía.

Como es evidente que no se va a poner fin a esa sangría de efectivos, la única alternativa pasa actualmente por la reorganización territorial y funcional de las unidades de la Guardia Civil, que AUGC lleva años reclamando, porque solo de ese modo se podrían rentabilizar adecuadamente los escasos recursos humanos que ahora están dispersos y desorganizados, en un modelo policial obsoleto que necesita actualizarse y modernizarse para ofrecer el servicio que demanda la actual sociedad española.

Tan solo 22 vacantes cubiertas para Guardia Civil en Córdoba
Comentarios