viernes. 01.03.2024

En Córdoba, la Junta de Andalucía gestiona una docena de centros de protección para menores, entre casas y residencias. En el año anterior, estos centros acogieron a un total de 131 niños y adolescentes, marcando así el registro más bajo desde que se inició la serie histórica en 2012. La provincia, junto con Huelva y Jaén, presenta cifras entre las más bajas de la región, según datos proporcionados por la Dirección General de Infancia, Adolescencia y Juventud a este medio.

En la serie de once años, solo en 2018, Córdoba superó los 200 acogimientos, alcanzando los 215. La media anual se sitúa ligeramente por debajo de los 173. Estas cifras representan solo el 6% del total de niños, adolescentes y jóvenes bajo tutela del Gobierno andaluz, contrastando con las cifras más elevadas de provincias como Sevilla y Málaga, las más pobladas, así como Almería y Cádiz, que registraron datos históricos más altos en 2018 debido a una fuerte llegada de pateras.

A nivel regional, los recursos de acogimiento residencial atendieron a 2.281 menores el año pasado, incluyendo a 654 menores extranjeros no acompañados. En 2021, estas cifras fueron de 2.330 y en el primer año de la pandemia, 2.309. El registro más alto se alcanzó también en 2018, con un total de 3.459 menores bajo guarda y tutela.

El acogimiento residencial en los centros de protección es una medida que la Junta emplea para proteger a menores en situación de desamparo, buscando promover su desarrollo personal e integración social. Este tipo de acogimiento garantiza el contacto del menor con su familia de origen y su derecho a regresar a ella cuando sea posible y conveniente.

La provincia de Córdoba utiliza el acogimiento residencial como una de las vías para la tutela o guarda, junto con diversas formas de acogimiento familiar. Esta medida se dirige principalmente a jóvenes y adolescentes de ambos sexos, menores inmigrantes y niños con necesidades especiales.

A la edad de 18 años, muchos de estos jóvenes deben abandonar los centros de protección y reciben apoyo del Programa +18 hasta que logran alcanzar la autonomía en sus vidas.

En el caso de los menores extranjeros, el programa mencionado se enfoca en aquellos que carecen de familia en España y que, tras su llegada, permanecen un tiempo prolongado debido a la falta de reagrupación familiar en sus países de origen. En los últimos cinco años, la cifra de menores extranjeros no acompañados en los centros de acogimiento residencial en Andalucía ha disminuido, siendo 654 en 2022, 753 en 2021, 881 en 2020, 1.346 en 2019 y 1.744 en 2018.

La Consejería de Inclusión Social, Juventud, Familias e Igualdad ha brindado atención a 2.418 menores mediante el sistema de acogimiento familiar durante el primer semestre de este año. Esto incluye a 977 atendidos por familias ajenas sin relación de parentesco y 1.441 por familias extensas con vínculos con su familia de origen. En Córdoba, hay 181 familias acogedoras que han recibido a 263 menores.

Además de los menores en acogimiento familiar, hay 2.281 menores tutelados por la Junta que se encuentran en acogimiento residencial en centros de protección en Andalucía. La Junta busca fomentar el acogimiento familiar y presentó en junio la campaña "Acoger, adoptar, colaborar, da mucho" con el objetivo de alentar a las familias a abrir sus hogares a los más de 2.200 menores que residen en centros de protección.

Actualmente, la Junta está trabajando en una nueva estrategia de cuidados y protección de los menores tutelados en Andalucía para el periodo 2024-2030. El objetivo es potenciar el acogimiento en familias en lugar de los centros de protección, simplificando la tramitación administrativa y mejorando el seguimiento del proceso de acogimiento para adaptarlo a las necesidades de los menores y las familias.

130 menores de Córdoba son acogidos por centros de protección de la Junta