lunes. 15.04.2024

CSIF alerta de que un mal uso las nuevas tecnologías en la jornada laboral puede provocar consecuencias negativas para la salud de los trabajadores y trabajadoras. Con motivo de la celebración de la Semana Europea de la Seguridad y Salud en el Trabajo desde este lunes al 27 de octubre, CSIF ha lanzado la campaña ‘Trabajos Seguros y Saludables en la Era digital’, cuyo objetivo es sensibilizar sobre los trastornos que encabezan la lista de problemas de salud provocados por la exposición prolongada y excesiva a la aplicación de las nuevas tecnologías para el normal desarrollo de la jornada laboral. 

El sindicato señala que este mal uso de la digitalización reduce la calidad de vida y la capacidad de trabajo de los profesionales y provoca el tecnoestrés, un trastorno cada vez más extendida entre las plantillas de trabajadores, tanto en el sector público como el privado. 

El responsable de Seguridad y Salud de CSIF Córdoba, Francisco González, manifiesta que la transformación digital y las nuevas tecnologías “deben estar al servicio del trabajador para facilitar y mejorar su labor, pero siempre inmersas en un ambiente laboral saludable y seguro”. Por ello, la central sindical considera prioritario identificar y evaluar ciertos riesgos laborales que conducen a episodios negativos para el bienestar de las personas y tomar medidas preventivas para evitarlos.    

El uso continuo de pantallas, terminales móviles, videoconferencias o correos electrónicos somete a muchos profesionales a jornadas laborales que se alargan bastante más allá de lo establecido en su horario de trabajo y los enfrenta a retos tecnológicos en constante renovación para los que no siempre están debidamente formados o capacitados. Muchos trabajadores caen en la “incapacidad de la desconexión” y sienten que deben estar atentos y resolutivos ante llamadas, mensajes y correos que reciban a cualquier hora, e incluso, en días de descanso para no faltar así a sus responsabilidades profesionales, destaca González. 

Este tipo de situaciones puede derivar en consecuencias físicas, como los trastornos musculoesqueléticos, dolores de cabeza, fatiga etc…; de índole psicológica como ansiedad, estrés, síndrome de Burnout etc…, o incluso, sociales como sensación de soledad, aislamiento laboral o problemas de comunicación.

El representante sindical explica que el teletrabajo “entró sin llamar” en muchos sectores profesionales durante la pandemia, y demostró, por una parte, lo positivo de esta modalidad a distancia, pero “dejó en evidencia la necesidad de una regulación normativa” que evite situaciones como las anteriormente descritas.

“En Andalucía”, según González, “seguimos esperando el desarrollo normativo del teletrabajo por parte de la Administración para que, tanto en el ámbito público como en el de la empresa privada, esta opción se realice bajo las más absolutas garantías de seguridad y salud y sea una medida que responda a los nuevos retos profesionales, mejore resultados y a la par facilite la conciliación laboral y familiar. Además, desde CSIF se considera necesario establecer protocolos de desconexión digital, dotar a los trabajadores y trabajadoras de adecuadas plataformas, equipos y sistemas informáticos así como una formación continua para su uso.

​CSIF alerta de las consecuencias negativas de la sobreexposición a las nuevas...