jueves. 18.04.2024

Un perro abandonado ha vuelto a caminar después de sufrir una agresión con ácido y gracias a una silla de ruedas que le han comprado sus dueños adoptivos.

A Harry se lo encontraron en la isla caribeña de Arubaen una cesta junto a sus hermanos. Todos habían sido abandonados y rociados con  ácido. Uno de los cachorros tuvo que ser sacrificado porque el ácido incluso le llegó a afectar los huesos pero Harry, probablemente al fondo de la cesta, no se vio tan afectado y logró sobrevivir.

Su actual dueña, Angie, una mujer de Boston (EE UU) comprometida con el bienestar y los derechos de los animales, ha explicado a Newsflare que el animal sufre espina bífida y desde que lo adoptó le ha sometido a varias operaciones y tratamientos para intentar que sea capaz de caminar.

Llegaron incluso a considerar la eutanasia pero finalmente le llevaron a una empresa de sillas de ruedas, Eddie's Wheels, en Shelburne Falls, donde le fabricaron una silla especial para Harry y el animal recuperó su moviladad.

Según los vídeos que sus actuales dueños han publicado en las redes sociales, el cariñoso animal ha vuelto a correr feliz. La energía que desborda ha llevado a que muchos usuarios, cuenta la dueña, contacten con ella. "Incluso hemos hecho amistad con una mujer que me contactó y ahora me ayuda de vez en cuando llevándose a caminar a Harry o cuidándole algunos días para que yo descanse".

Unos veterinarios consiguen que un perro vuelva a caminar después de ser rociado con ácido