miércoles 28/7/21

Las personas con ceguera podrán dar la vuelta al mundo gracias a un globo terráqueo accesible

La ONCE y la Universidad Complutense de Madrid (UCM) han presentado el pasado miércoles un globo terráqueo accesible y en relieve para que los estudiantes ciegos conozcan la geografía, incorporando un puntero lector denominado ‘LEO’ que informa en voz de todo lo que hay en las zonas a las que apunta. Es una herramienta inclusiva pensada para su incorporación a las aulas donde estudian alumnos y alumnas ciegos, pero igual de útil para todas aquellas personas con discapacidad visual que quieran conocer todos los detalles de la geografía mundial.

Ha sido presentado en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid por el director general adjunto de Servicios Sociales de la ONCE, Andrés Ramos, el rector de la UCM, Joaquín Goyache, y el decano de la Facultad, Miguel Luque.

La iniciativa, ha sido desarrollada por el Centro de Tiflotecnología e Innovación de la ONCE (CTI), permite a las personas con discapacidad visual conocer todos los accidentes geográficos del mundo, a través de  la incorporación de una suma de diferentes adaptaciones táctiles y tecnológicas.

El globo “tiene un gran valor, no sólo simbólico, sino pedagógico - afirma Miguel Luque. De hecho, el globo terráqueo es el mundo es nuestras manos y ahora también en manos de las personas ciegas gracias a este proyecto desarrollado por la ONCE”.

Andrés Ramos ha agradecido a la UCM haber acogido esta presentación, mientras que Joaquín Goyache aseguró que “desde la UCM debemos trabajar para que cualquier persona ciega o con discapacidad visual pueda desarrollar en nuestra institución todas sus capacidades tanto académicas como culturales o deportivas”.

Además, este incorpora una serie de colores que facilitan la identificación de los distintos accidentes geográficos para aquellos usuarios que tienen algo de resto visual.

200 GLOBOS PARA COLEGIOS

Cada textura ayuda a la persona ciega a identificar el espacio en el que se está “moviendo”, ya que la tierra tiene una textura totalmente diferenciada del agua o de la montaña. También al tacto se identifican los meridianos y paralelos, ya que estos presentan distintas alturas en el relieve.

Incorpora una tecnología de última generación en el reconocimiento de la información que, provista de un puntero lector específico para personas ciegas denominado ‘LEO’, permite leer con una síntesis de voz unas etiquetas que son totalmente invisibles sobre la superficie del globo y que identifican las distintas zonas geográficas y sus características.

Por otro lado, se ha incorporado una etiqueta que facilita, a través de la síntesis de voz, una breve guía sobre lo que permite hacer este globo y su uso.

Por último, incorpora una especie de “freno”, diseñado especialmente para este globo terráqueo que, utilizando tecnologías 3D, permite frenar el desplazamiento del mismo y facilita así la exploración manual a estos usuarios.

Se han producido 200 globos que la ONCE distribuirá a todos los centros educativos en los que estén escolarizados estudiantes con discapacidad visual.

"Lo pueden utilizar tanto niños como mayores, con o sin discapacidad”, según la ONCE.

“Para que los alumnos puedan alcanzar un rendimiento escolar pleno, es necesario que dispongan de todo el material adaptado como libros de texto, apuntes o cualquier otra documentación, ya sea en braille o en cualquier otro soporte”, señaló la ONCE.