lunes 24/1/22

La magia de la Navidad y la amabilidad de Papá Noel emocionaron a Briana, una niña de cuatro años de Rhode Island, Estados Unidos, que sufre parálisis cerebral desde su nacimiento.

Sucedió en un centro comercial del condado de Bristol. Como decenas de niños, Briana acudió, junto a su madre, Michelle MacIntosh, a visitar a Papá Noel. Una visita que no resulta nada fácil para la pequeña. Ella sufre una parálisis cerebral cuadripléjica espástica, la cual causa rigidez y dificultad en los movimientos. Además sufre discapacidad visual, por lo que está prácticamente ciega, dificultades en el desarrollo, deficiencia intelectual, convulsiones, problemas de audición y habla. Un diagnóstico que la hace totalmente dependiente.

Algo que esta vez, para su asombro, no ocurrió. La compresión y la tranquilidad de Papá Noel esta vez calmó a Briana. La madre de la niña lo describió como "increíble, amable, gentil y amoroso, comprensivo y tranquilo. Era tan, tan dulce. Hablaba tan suavemente".

Papá Noel se acercó y le habló con ternura de Frozen, uno de los personajes favoritos de Briana. "Estaba sentada junto a nosotros en su silla de ruedas y él pudo ver que estaba discapacitada. No había otros niños alrededor, así que Santa pasó un tiempo extra con ella. Le mostré la mejor manera de abrazarla: ella necesita mucho apoyo, por lo que la abrazó muy suavemente. Ella se sintió muy cómoda", afirmó emocionada MacIntosh.

"Ella no habla, pero se comunica con pequeños ruidos. Él la trató como a cualquier otro niño". Tanto fue el cariño con el que Papá Noel trató a Briana que esta, con total confianza, se quedó dormida en sus brazos. Unas imágenes que emocionaron a su familia y conquistaron las redes sociales.

Una niña con parálisis cerebral se queda dormida en brazos de Papá Noel
Comentarios