domingo 19/9/21

Una conductora de autobús agarra la mano de un pequeño en el primer día de su trayecto al colegio

La conductora cogió la mano de Alex para consolarle en su primer día de clase (Foto: Faceboook)
La conductora cogió la mano de Alex para consolarle en su primer día de clase (Foto: Faceboook)

CBN. Augusta es una pequeña ciudad de apenas 1.500 habitantes en el estado de Wisconsin, en el norte de Estados Unidos. Allí, tras las vacaciones de verano, toca volver a la rutina y eso afecta tanto a los adultos como a los escolares. Sin embargo, no todos albergan los mismos deseos de volver al cole y reencontrarse con sus antiguos compañeros.

En uno de los autobuses escolares que hacen la ruta para llevar a los niños a los colegios de la zona, durante el primer día de clase, se tomaba una fotografía que ha dado la vuelta al mundo. En la imagen se puede ver a un niño llorando, colocado justo detrás del asiento del conductor, y cómo la mujer que conducía el vehículo hasta su destino le agarra la mano para consolarle.

El niño, que tiene cuatro años, se llama Axel e iba a ser su primer día en la guardería. Cuando se abrió la puerta del autobús se echó a llorar y la conductora se ofreció a ayudar a la madre para poder consolarlo. Le colocó justo detrás de ella y le dio la mano para se sintiera más seguro, un gesto que la propia policía de Augusta ha querido compartir en su página de Facebook.

La policía explica en su publicación que “la compasión que vemos todos los días en nuestros maestros, conductores de autobuses, cuidadores, personal de administración, de la alimentación y otros muchos profesionales es realmente admirable. ¡Somos muy afortunados de poder relacionarnos con estas personas!”

La conductora que da la mano al niño se llama Isabel Lane y ha declarado a la CNN que "se  dio cuenta de que necesitaba ser consolado y darle la mano fue lo mejor que pude hacer en ese momento. Para mí fue una gran victoria porque todas las mañanas deseo a los niños que pasen un buen día y cuando tengo un niño que sé que no le gusta ir a la escuela y dice 'sí, lo intentaré', me hace sentir genial porque significa que me escucharon y yo espero poder hacerles sentir que pueden ser escuchados".

La madre del niño, Amy Johnson, fue quien hizo la foto tras bajarse del autobús. Reconoce que gracias al gesto de la conductora, Axel dejó de llorar antes del final del trayecto: "Ahora se sube al autobús todos los días y le encanta la escuela". Dentro de dos años, Axel tendrá que ayudar a su hermano pequeño, que ahora tiene dos, para superar el mal trago por el que él ya ha pasado.

Comentarios