viernes. 01.07.2022

CBN. Un niño de 6 años que ha estado luchando contra el cáncer recibió una ovación sorpresa de sus compañeros de clase cuando regresó a la escuela después de terminar su última ronda de quimioterapia.

John Oliver Zippay ha estado entrando y saliendo de la escuela durante tres años después de que a los 3 años le diagnosticaran leucemia linfoblástica aguda en 2016, ha informado su padre John Zippay a CNN.

El 27 de diciembre, John Oliver recibió su última ronda de quimioterapia. Para celebrar el regreso de John Oliver a la escuela en Newbury, Ohio, sus compañeros lo recibieron con aplausos, sonrisas, saludos y vítores, como se ve en un video publicado en Facebook.

Todo comenzó alrededor de Halloween de 2016, comentan John y su esposa, Megan, cuando John Oliver se cayó y se golpeó la cabeza contra la cabecera de la cama. Su cara estaba muy pálida y en estado casi de seminsconciencia, según John. Después de llevar a su hijo al médico, y de realizarle varios análisis de sangre, su médico llamó a media noche e instó a llevar a John Oliver a urgencias.

"Fue un verdadero shock porque fue entonces cuando la palabra cáncer comenzó a aparecer", dijo John.

Todos los signos apuntaban hacia una forma de leucemia.

John dijo que tan pronto como él y Megan escucharon eso, "Todo se detuvo en ese momento".

La pareja, junto con su hija mayor, pasaron 18 días después en el hospital con John Oliver mientras le realizaban biopsias de médula ósea, transfusiones de sangre y varias pruebas.

Después de que John Oliver recibió su diagnóstico, los siguientes tres años consistieron en todos los diferentes tipos de quimioterapia y procedimientos.

Los efectos secundarios fueron muy fuertes y eso fue lo que hizo difícil para John Oliver hacer algunas de las cosas normales que hacen los niños a esa edad, y mucho menos estar en la escuela de manera constante, según su padre.

Aunque el niño de 6 años faltó tanto a la escuela que nunca se retrasó académicamente, el director de la escuela católica St. Helen, Patrick Gannon, dijo a WJW, afiliada de CNN. "Mo poder asistir a las clases fue complicado, pero sus compañeros estaban muy felices de verlo regresar", dijo Gannon.

Un sistema de apoyo como ningún otro

Durante el tratamiento de John Oliver, Megan documentó los días buenos y los malos en un grupo de Facebook para que los compañeros de su hijo lo siguieran.

"Nos consideramos tan afortunados y bendecidos", dijo John. "Hemos tenido mucho apoyo de familiares, amigos, miembros de la comunidad, la escuela y el personal del hospital".

En el último día de quimioterapia de John Oliver, las enfermeras, familiares y amigos se reunieron para que él pudiera tocar el timbre que tocan los pacientes cuando terminan su último tratamiento.

"Y fue entonces cuando le dije, 'está bien amigo, tienes que tocar el timbre. Toca para todos los niños que no tuvieron la oportunidad de tocarlo' y es como si todo se pusiera en cámara lenta para mí", dijo John. "Lo toqué tan fuerte porque estaba muy orgulloso".

John dijo que está ansioso por ver a su hijo hacer todas las cosas que los niños normales deberían hacer a esa edad ahora que se encuentra en una etapa más saludable de la vida.

Un niño de 6 años es recibido con una gran ovación por sus compañeros de clase tras...
Comentarios