sábado 4/12/21

La música siempre hizo que Archie Williams mantuviese la llama de la esperanza. En 1982, con tan sólo 22 años, su vida quedó truncada cuando fue condenado a cadena perpetua acusado de violación e intento de asesinato.

Tras 36 años entre rejas, se ha podido demostrar que las huellas encontradasen el lugar de los hechos correspondían a un violador en serie. Durante esos años cantó en el coro de Gospel de la cárcel de Luisiana. Ahora, Archie cumplirá su sueño actuando en el escenario del Apollo de Harlem.

Tras varias audiciones y un público que lo lleva directo a la gloria, cumplirá su mayor ilusión, cantar sobre las tablas del Apollo. Siempre agradecido por los que le han apoyado durante estos duros años, como la organización Innocent project que lucha para que se haga justicia con las personas condenadas por error.

Ahora Archie Williams está dispuesto a disfrutar de todos los pequeños momentos que la vida le regale.

Un hombre pasa 36 años en prisión por un delito que no cometió y ahora triunfa cantando...
Comentarios