martes. 28.05.2024

Es fácil pensar que estar en silla de ruedas significa el fin de actividades que implican movimientos físicos intensos, como surfear olas grandes o, en el caso de Rob O'Byrne, crowdsurfing.

Rob no es alguien que piense esto, sin embargo, y aunque perdió todo el control de su cuerpo desde el pecho hacia abajo, todavía le encanta ir a conciertos, una de sus actividades favoritas antes de su accidente.

Rob no ha dejado que su discapacidad afecte su asistencia a los conciertos. Como sabe cantar pero sólo puede mover un brazo, se ha dedicado al karaoke con una particular predilección por emular la voz de Chris Martin de Coldplay. 

Una de sus bandas favoritas estivo recientemente en Dublín para una gira. Rob simplemente tenía que estar allí. En cierto momento, le dijo a The Guardian, que lanzaron estas grandes pelotas saltarinas entre la multitud. Los asistentes al concierto se estaban divirtiendo jugando a mantener el ritmo, y en la búsqueda de esta frivolidad, dos hombres muy grandes cayeron sobre Rob tratando de alcanzar uno.

Los hombres se disculparon mucho y decidieron levantar a Rob, con silla de ruedas y todo, en el aire para ver mejor. Un escenario más pequeño se encontraba justo en frente del escenario principal conectado por una calzada, y pronto los dos hombres comenzaron a llevar a Rob más cerca del escenario pequeño, mientras la multitud se separaba o se lanzaba para cargarlo.

“Levanté el brazo en el aire”, recuerda Rob . “Dieciocho meses antes, no habría podido hacer eso; me habían transferido un tendón, lo que me ayudó a recuperar parte del músculo que perdí en el brazo. Fui la primera persona en Irlanda en someterse a esa operación”.

A pesar de que los guardias de seguridad gritaban para que lo bajaran, Chris Martin ayudó a subir a Rob al escenario, frente a 80.000 personas. Al parecer, Martin le hizo algunas preguntas sobre su edad y profesión, y luego le pidió a Rob que se uniera a él en una canción sencilla.

“Me entregó una armónica. No sabía tocarla, pero dijo que miraría hacia abajo cuando quisiera que le soplara. Inventó una canción en el acto: 'Estamos en Dublín con Rob, él es fisioterapeuta' y cosas así”, dice O'Byrne, que es entrenador físico personal para personas con lesiones similares. "Fue breve pero dulce". 

Después del espectáculo, él y sus amigos estaban eufóricos subiendo por la calle O'Connell de Dublín, con Rob tocando la armónica (en la que Martin había metido 50 euros) durante todo el camino.

La noticia se volvió viral y global. Los amigos músicos de lugares tan lejanos como Nueva Zelanda llamaron para expresar sus celos porque su amigo en silla de ruedas había tocado música con Coldplay frente a más fanáticos de los que ellos habían tocado acumulativamente a lo largo de toda su carrera.

Ir en silla de ruedas no le impide subirse al escenario con Coldplay en pleno concierto