jueves 22/4/21

La solidaridad de los vecinos salva de la quiebra a una pequeña pizzería de México: Le llovieron un mar de pedidos

Imagen de la terraza de Pizzería Local. INSTAGRAM @pizza_local
Imagen de la terraza de Pizzería Local. INSTAGRAM @pizza_local

La situación económica de Pizzería Local era crítica debido a las restricciones y a los cierres que se produjeron en los primeros meses de la pandemia. Ante todo esto, el propietario del local, Carlos Santos, decidió publicar en las redes sociales las cuentas en rojo y todas las deudas que ha estado acumulando. El propietario pedía a sus clientes más habituales que ayudarán a la pizzería porque si no, se vería obligado a cerrarla.

La llamada a la solidaridad le dio muy buenos resultados y los vecinos empezaron a realizar un mar de pedidos a domicilio para ayudar a Carlos con el negocio. Además, sus clientes acudieron al propio establecimiento para disfrutar allí mismo de la pizza. Este bonito gesto por parte de sus vecinos ha ayudado que Pizzería Local respire un poco, aunque son conscientes que las deudas siguen ahí.

“Somos muy optimistas, pero también muy realistas, vamos a ir mes a mes, y ver cómo funciona… No sabemos cómo va a evolucionar esto, entonces vamos al día”, afirma Carlos Santos en una entrevista para el medio mexicano El Universal.

Este gesto ha sido muy agradecido por parte de Carlos que ha querido agradecer en un post en Instagram la solidaridad de todos los vecinos que han pedido una de sus pizzas. “Muchísimas gracias a TODOS los que nos ayudaron la semana pasada con venir a comer, hacer pedidos y compartir nuestro mensaje en redes. Aunque estamos muy lejos de salir de esta situación, semanas como la pasada nos ayudan a seguir aguantando. Una disculpa por las demoras y por los inconvenientes, les prometemos que todos los días venimos y hacemos nuestro mejor esfuerzo. GRACIAS".

Este no es el único caso de las deudas que se están produciendo en los negocios locales, el más golpeado en todos estos meses de pandemia. “Ha sido una locura para todos en muchos aspectos. La primera parte de la pandemia fue más aceptable, pero esta segunda etapa y con el cierre de fin de año, se volvió muy difícil, sobre todo porque eran nuestras fechas fuertes para muchos restaurantes y ese cierre estuvo a punto de matarnos, literal”, sentencia Carlos Santos.

Comentarios