lunes 25/10/21

Las restricciones globales por la Covid-19 ayudan a que la población de abejas se regenere

Abejas.
Abejas.

El mundo se ha parado con la pandemia del coronavirus y consecuentemente se emite mucho menos dióxido de carbono, hasta un descenso del 25% en China. Esta bajada del nivel de contaminación, unida a la la reducción del tráfico y el aumento de la floración silvestre, favorece a las abejas, que se veían sometidas a un constante peligro y que ahora están pudiendo regenerar algunas de sus poblaciones.

Igual que hemos visto a otra fauna salvaje expandir sus dominios, las abejas silvestres pueden ahora trazar mejor sus rutas a unas flores, más abundantes, sufrir menos atropellos y disfrutar de un ambiente más benigno según  recoge  la BBC. 

A falta aún de datos oficiales para corroborar estas suposiciones y vestirlas de cálculos, se han puesto en marcha iniciativas de ciencia ciudadana para recabar información. Por ejemplo, la de la PoMS (Pollinator Monitoring Scheme), que busca voluntarios en el Reino Unido para cuantificar la actividad de los insectos polinizadores. 

Las abejas son una pieza clave del ecosistema, ya que polinizan las flores que luego se convertirán en fruto y expanden el polen permitiendo que nazcan nuevas plantas. Sin su intervención en la naturaleza, el mundo y el medio ambiente serían drásticamente diferentes.

Comentarios