martes 2/3/21

Final feliz para Rholo: el perro perdido antes de Navidad que consiguió ser rescatado en Murcia durante el temporal Filomena

Tras días de búsqueda sin éxito, los dueños pidieron ayuda a través de las redes sociales para tratar de encontrarlo
Un Alaskan Malamute, raza de Rholo el perro rescatado
Un Alaskan Malamute, raza de Rholo el perro rescatado

Los días tras otro Manolo y su familia volvían a Sierra Espuña, una zona montañosa de Murcia, donde su querido y apreciado Rholo, maravilloso ejemplar de Alaskan Malamute, se perdió el pasado día 20 de diciembre durante una excursión. La familia después de 21 días de desaparición solo podrían esperase lo peor. "Yo ya pensaba que no estaba vivo después de tantos días”, confiesa emocionado su dueño, Manolo Romero.

En lo que se trataba de un intento fruto de la desesperación para encontrar a Rholo, la familia pidió ayuda a través de las redes sociales, llegando de esta manera la foto a la hija de Francisco, un hombre aficionado a la montaña, que este domingo partía a la cara norte de Sierra Espuña para realizar una ruta junto a cuatro compañeros del Club Montañero Mula. “Decidimos subir a la sierra después de la nevada que había caído y mi hija me contó la historia del perro por si nos lo encontrábamos por el camino”, narra Francisco Hermosilla.

Una vez asentados en plena montaña tras un par de horas de ascenso, Francisco y compañía comenzaron a aullar con las pocas esperanzas de cumplir el objetivo de su hija y encontrar a Rholo con vida. Una zona en la cual "Filomena" había dejado más de medio metro de nieve. “No esperábamos obtener ninguna respuesta, pero de repente, escuchamos a lo lejos un aullido y a medida que íbamos subiendo lo oíamos más cerca, pero era imposible ver nada porque había mucha niebla”, relata Francisco.

Los aficionados a la montaña no se dieron por vencidos, abandonando la ruta para continuar activamente con la búsqueda del animal. “Dejamos las pistas y empezamos a andar por el medio de la montaña, con la nieve que nos llegaba por encima de las rodillas, siguiendo los aullidos. Yo y varios de mis compañeros tenemos perro y sabemos lo que se quiere a un animal”, cuenta Francisco.

Cuando el improvisado grupo de expedición llevaba ya más de una hora y media de búsqueda, llegaron a una zona bastante escarpada, que es conocida por los montañeros como el Patio de Armas, allí, en medio de toda la niebla, sorprendentemente sobre una peña, estaba Rholo. “El animal no podía bajar de ahí, las rocas resbalaban mucho. Pero al final, conseguimos que pudiera descender. El pobre estaba destrozado, muy cansado”, cuenta Francisco.

Inmediatamente sus rescatadores le dieron agua y algo de la comida que tenían para que el perro recuperase las fuerzas de los últimos 21 días desaparecido y comenzaron el descenso lento de la montaña, pues Rholo apenas era capaz de caminar. “Cuando llegamos abajo miramos la foto que teníamos del perro y no parecía él, estaba mucho más delgado y llamamos a su dueño para comunicarle que lo habíamos encontrado”.

El dueño, recibió la llamada e inmediatamente saltó al coche para ir dirección a la montaña una vez más, pero esta vez impulsado por las buenas noticias de los rescatadores. Era algo sorprendente y que por mucha fe que se tuviese parecía imposible. Rholo estaba vivo y había aparecido. “No me lo podía creer. Es un perro que aguanta muy bien el frío, pero sin comida y sin bebida pensábamos que no había podido resistir, más aún después del temporal de los últimos días y el intenso frío que ha hecho”, explicaba emocionado por el hecho de reencontrarse con su peludo amigo.

Manolo quiso agradecer con creces a los rescatadores de Rholo, pues era sorprendente que este siguiese con vida tras tres semanas perdido en la montaña: “Está muy débil, ha perdido mucho peso porque el arnés que llevaba le venía justo y ahora le caben 4 dedos”, asegura el dueño. Francisco de igual manera entendía como se sentía Manolo al perder a alguien tan importante como el perro de la familia y no quiso aceptar compensación alguna del dueño: “Nos ha querido dar dinero para compensarnos, pero no lo hemos aceptado. Varios de nosotros tenemos perro y sabemos lo que se quiere a un animal y lo duro que es perderlo”.

Por suerte, Rholo se encuentra ya sano y salvo junto a su familia en lo que es su hogar y aunque probablemente tarde algunas semanas en recuperar por completo su forma física, Rholo consiguió sobrevivir a una aventura por la montaña que podría haberle costado la vida.

Comentarios