martes. 16.08.2022
Un repartidor de pizzas en Tipton, Indiana, se llevó una grata sorpresa cuando un cliente le dio una propina mucho mayor que el 15% de la factura: un auto nuevo.
"No podía creerlo, es casi como si fuera surrealista", dijo Robert Peters, quien ha estado entregando pizzas durante 31 años.

Pizza Hut dice que es uno de los repartidores con más años de antigüedad, lo cual, admite Peters, no es algo a lo que la mayoría de la gente aspira.

“Había personas en mi familia que decían, 'Quizás deberías considerar algo un poco más estable financieramente". Pero es mi propósito en la vida: tratar de hacer feliz a la gente. Sabes, cuando le estás entregando a alguien, es posible que seas la única cara que vean en todo el día ", dijo.
Es esa actitud, combinada con una devoción casi obsesiva por el servicio al cliente, lo que le ha valido a Peters una verdadera reputación en la ciudad.
Tanner Langley es un habitual. Dice que Peters siempre se asegura de que sus clientes reciban el cambio exacto.

"Conducirá 3 o 4 kilómetros por la carretera en una tormenta de nieve sólo para traerle 15 céntimos de cambio", dijo Langley.

¿Por qué importan 15 céntimos?

"Es la moraleja. No quería que sintieras que tenías que darle propina porque no tenía el cambio", dijo Langley.

Después de tantas experiencias como esa, Langley se sintió obligado a darle a Peters una propina acorde con su desempeño laboral. Así que se acercó a la comunidad y les pidió que colaboraran para comprarle un automóvil nuevo a Peters: su Oldsmobile del 93 era antiguo.

En solo dos días, la buena gente de Tipton donó lo suficiente para un Chevy Malibu rojo brillante, incluido el dinero del seguro y la gasolina: cas 20.000 euros en total.
"Ese es el tipo de impacto que tiene en la gente", dijo Langley sobre la unión de la comunidad.

"Eso realmente me hace sentir muy, muy bien por dentro", dijo Peters.

Esta semana tenemos un nuevo presidente, pero Peters demuestra que el trabajo más importante en Estados Unidos, el único que sabe que puede hacer del mundo un lugar mejor, es el suyo.

La amabilidad de Robert, un repartidor de pizzas de EEUU, tuvo su recompensa: Le...
Comentarios