domingo 13/6/21

Finn Lanning, el profesor de Colorado que adoptó al alumno al que sufragó su trasplante de riñón

finn
Finn Lanning, junto a Damien en el hospital. (Twitter)

Cuando Damien, un joven de 13 años de Colorado (Estados Unidos) conoció a Finn Lanning, su profesor de matemáticas, seguramente no previó que su vínculo iba a ir mucho más allá de una simple relación profesor-alumno. Esta es la historia de cómo un maestro de educación secundaria resultó vital para uno de sus alumnos en el más que probable momento más crucial de su vida. 

El joven Damien, descrito por Lanning como "inteligente, divertido y un alumno que siempre destacaba" sorprendió a su profesor el día que le anunció que iba a abandonar el colegio. El educador, tras conocer la impactante noticia, decidió sentarse a hablar con el estudiante y conocer cuáles eran las razones del niño para dejar la escuela a tan temprana edad. 

Fue entonces cuando Damien le confesó que vivía en un orfanato y que sufría una grave enfermedad en el riñón. La dificultad para encontrar una familia adoptiva que pudiera afrontar las necesidades médicas de Damien le forzaba a tener que abandonar sus estudios y trasladarse a un hospital. Lanning descubrió también que su alumno precisaba de un trasplante de riñón urgente para curarse definitivamente, una tarea que se tornaba más complicada todavía si el paciente no tiene una residencia estable a la que volver tras la cirugía. 

"Me golpeó como una tonelada de ladrillos, yo no puedo sentarme frente a alguien que me importa y escucharle decir algo así sabiendo que tengo espacio para ayudar", dijo Lanning. La historia conmovió al profesor, quien decidió asistir a Damien con todas sus necesidades médicas, a pesar de ser reconocido como un soltero empedernido que disfrutaba de la ausencia de niños en su día a día. "Lo primero que pensé fue: 'Bien, voy a salir del hospital', pero luego pensé: 'De todo el mundo, ¿tiene que ser mi profe de mates?'", bromeó Damien. 

A pesar de que los dos se llevaron muy bien, el alumno se negaba a emocionarse demasiado, por su situación personal, él ya sabía que muchas veces los cuentos no terminan en final feliz: "Es malo estar pensando en estas cosas, pero a veces las personas se comportan así. Un día están felices contigo y al otro te pegan la patada". 

Dos años después, Lanning sigue cuidando de su alumno, y no solo eso, el profesor decidió convertirse en el padre adoptivo de Damien, quien finalmente consiguió el trasplante de riñón para continuar su vida de adolescente. "Es como un sueño hecho realidad", declaraba Damien, visiblemente agradecido.

Comentarios