viernes. 19.08.2022

Mantenerse activo con las tareas del hogar puede prevenir el Alzheimer

“Nuestro estudio ha encontrado que al participar con más frecuencia en actividades físicas y mentales saludables, las personas pueden reducir el riesgo de demencia. Se necesita más investigación para confirmar nuestros hallazgos. Sin embargo, nuestros resultados son alentadores de que hacer estos simples cambios en el estilo de vida puede ser beneficioso” dijo el autor del estudio, Huan Song de la Universidad de Sichuan en Chengdu .

Archivo - Mayor, anciana, jardín, jardinería -
Archivo - Mayor, anciana, jardín, jardinería -

Realizar tareas domesticas como cocinar, limpiar o hacer jardinería y las reuniones frecuentes con familiares y amigos, puede estar relacionado con una disminución de riesgo a desarrollar Alzheimer, incluso en las personas de 80 años. Así lo asegura el estudio grande publicado en Nurology, la revista medica de la Academia Estadounidense de Neurología publicado en Chicago.

La investigación detalla que cocinar, limpiar y hacer jardinería puede reducir hasta un 21% el desarrollo de la enfermedad y las reuniones familiares o con amigos se puede asociar a una reducción del riesgo de 15%. También encontraron una fuerte reducción de padecer el desarrollo de la enfermedad hasta un 35% en los que practican paseos con caminatas rápidas de manera periódica o en bicicleta.

El estudio Rush Memory and Aging Project involucró a 501,376 personas de una base de datos del Reino Unido sin demencia con una edad promedio de 56 años. Se analizaron los efectos de todas estas actividades en diferentes personas, con riesgo o sin riesgo. El autor del estudio, Huan Song, MD, PhD, de la Universidad de Sichuan en Chengdu, quería conocer más sobre el efecto que tenían los hábitos de vida con el desarrollo de esta enfermedad degenerativa. “Nuestro estudio encontró que el ejercicio, las tareas del hogar y las visitas sociales estaban relacionadas con un riesgo reducido de varios tipos de demencia”.

En el estudio los participantes fueron evaluados durante 10 días a través de diferentes cuestionarios. Referido a las tareas de hogar, las actividades relacionadas con el trabajo o el transporte utilizaban. Otro cuestionario relacionado con el ejercicio cotidiano o capacidades físicas. La frecuencia con la que suben escaleras, caminan o practican deporte. Sin olvidar las actividades mentales. El nivel de educación, la frecuencia con la que realizan visitas familiares o con amigos, el tiempo que emplean para ver la televisión, hablar por teléfono o utilizar el móvil.

A todos ellos se les colocó un detector de movimiento en la muñeca durante el desarrollo de la investigación, "Exactamente, un actígrafo -instrumento que registra los cambios de actividad y que proporciona un registro gráfico-. Este mecanismo mide la intensidad de las tareas pero no diferencia entre cortar cebolla, andar a paso lento o estar pedaleando en una bicicleta en el gimnasio del barrio”, dice Buchman.

Los resultados concluyeron en que las personas que tenían altos patrones de actividad, ejercicio, tereas domesticas o visitas de familiares, tenían un 35 %, 21 % y 15 % menos de riesgo de desarrollar la enfermedad, respectivamente, en comparación con los que no se involucraban en estas actividades. Analizaron del mismo modo la frecuencia con la que se realizaba la actividad, así que hallaron que las personas que realizaban las tareas de manera menos constante tenían tres veces más riesgo de desarrollar Alzheimer.

El estudio también tiene sus limitaciones, no se puede establecer que la actividad física prevenga directamente la enfermedad, ni que la demencia diagnosticada en edades tempranas se deba a la falta de práctica de ejercicio. Del mismo modo las personas fueron quienes informaban de su actividad por lo que hay una posibilidad de que no recordasen todo correctamente.

Pero como indica el experto, "ahora sabemos, además, que hacer las tareas domésticas diariamente tiene un efecto positivo en relación a esta enfermedad degenerativa" y como concluye Buchman esto es un gran avance, “está claro que nos queda mucho trabajo, pero con este estudio hemos dado un gran paso”.

Mantenerse activo con las tareas del hogar puede prevenir el Alzheimer
Comentarios