viernes 24/9/21

Un oncólogo americano decide no cobrar por curar a sus pacientes de cáncer: un regalo navideño de más de medio millón

"Vimos que podíamos permitírnoslo y lo hicimos"

Un médico oncológico de Arkansas ha decidido que, por Navidad, le va a hacer un regalo poco usual a parte de sus pacientes. Con la esperanza de que pudieran vivir mejor y más tranquilos, ha decidido borrar varias facturas pendientes que en su total alcanzaban la cifra de medio millón de dólares. 

Se trata del Doctor Omar Atiq, fundador de Arkansas Cancer Clinic en 1991, envió una notificación antes del 25 de Diciembre a sus pacientes indicando que se renunciaría al pago de la deuda por las citas. 

De acuerdo a como se informó, la clínica cerró sus puertas en Febrero después de haber prestado servicio durante 30 años, proporcionando servicios médicos contra el cáncer como la quimioterapia o la radioterapia. 

En Diciembre la clínica registraba una deuda sin cobrar de 650.00 dolores, y a pesar de eso, Atiq, junto. su esposa, renunció a dicha cantidad al darse cuenta de que "hay mucha gente que no se puede permitir pagar esa cantidad". 

"Vimos que podíamos permitírnoslo y lo hicimos" afirma el doctor, a lo que añade: "Muchos seguros pagan las deudas de sus clientes, sin embargo, hay cantidades que son elevadísimas". Justo antes de acabar el mensaje, Atiq lamentaba que el sistema sanitaria que tenían funcionara así. 

En una entrevista a ABC Good Moorning America, Atiq confesó que veía en la anulación de las deudas una forma de ayudar a las personas. Especialmente después de haber pasado la crisis provocada por el coronavirus. 

"Desde que empecé mi labor como médico me he sentido incomodo ante los pacientes que no solo sufrían por su salud, sino por el gasto económico que les suponía el tratamiento" afirma. "Eso siempre me ha removido por dentro". 

"Con el paso del tiempo he visto pacientes que simplemente no tenían nada o que se han hundido por pagar sus tratamientos". Dice. "Se trata de una situación, en muchos sentidos, injusta". 

La presidenta de RMC, Bea Cheesman, reconoció que la decisión de Atiq, junto con quien ha trabajado para ayudar a los pacientes, "es un gesto muy generoso". 

Afirma que trabajar con el doctor siempre ha sido muy fácil. "Se trata de una persona que se preocupa por los demás". A lo que añade que le parece fabuloso que su familia haya querido renunciar a cobrar a sus pacientes, ya que aquellos con problemas oncológicos tienen otros problemas de los que preocuparse. 

Comentarios