martes. 04.10.2022

Seis años y cuatro solicitudes de viaje rechazadas más tarde, un par de hermanas finalmente se reunieron en Australia el miércoles, aproximadamente dos meses después de que una fuera diagnosticada con cáncer terminal en medio de la pandemia de coronavirus.

Christine Archer vive en Nueva Zelanda, cuando su hermana Gail Baker fue diagnosticada con cáncer de ovario avanzado en Australia y le dieron solo unos meses de vida en marzo, supo que tenía que hacer lo que estuviera en su mano para poder reunirse con su hermana.

Desafortunadamente para las hermanas, Australia había cerrado sus fronteras para ayudar a detener la propagación del virus, y las primeras cuatro solicitudes de exención de viaje de Archer fueron rechazadas. "No pensé que volvería a ver a Gail de nuevo", dijo Archer a Associated Press. "Eso hubiera sido lo peor del mundo".

Baker también tenía poca fe en que su hermana mayor lograría su objetivo. "Ese es mi último deseo, y es por eso que no podía esperar para salir del hospital, porque pensé que iba a morir allí", dijo a ABC. "No tenía muchas esperanzas [de que Christine] entrara al país... En ese momento, honestamente, no pensé que viriera una o dos semanas. Estaba muy enferma."

Afortunadamente, la persistencia de Archer valió la pena y su quinta solicitud fue aprobada por el Departamento del Interior el 1 de mayo, según ABC, algo que Baker llamó un "gran alivio".

Según los informes, Archer voló a Sydney, y después de ponerse en cuarentena en un hotel y dar negativo por el virus, condujo 300 millas hasta la casa de su hermana en Bowraville, Nueva Gales del Sur. El abrazo que compartieron en el patio delantero de Baker el miércoles fue la primera vez que se vieron en seis años, informó la AP.

Una neozelandesa consigue el permiso para entrar en Australia y abrazar a su hermana...
Comentarios