domingo 24/10/21

La NASA estudia las emisiones de metano e informa de métodos para ralentizar el cambio climático

Vaca lechera, imagen de archivo
Vaca lechera, imagen de archivo

El calentamiento global preocupa a una gran parte de la población mundial. Las temperaturas aumentan cada verano más, el ártico se derrite y da la sensación de que poco podemos hacer para cambiar el rumbo al que hemos llevado al planeta. Sin embargo, si se pueden hacer acciones que podrían reducir considerablemente los cambios a los que ya nos enfrentamos. 

El 60% de las emisiones de metano son causadas por el ser humano, principalmente debido a la quema de combustibles fósiles, la descomposición de los vertederos y el sector agrícola. Mientras que una cuarta parte de las emisiones son causadas por la agricultura, se desperdicia un tercio de la comida producida. 

Desde la NASA han comenzado a estudiar el balance mundial de metano para comprender mejor las fuentes de emisiones y su contribución al cambio climático. No solo el metano es producido por las actividades humanas, sino que los humedales aportan el 30% de las emisiones. 

El metano es el segundo gas más contribuyente al calentamiento global, solo por detrás del dióxido de carbono. No obstante, el tiempo de vida de una molécula de metano es más corto que el de una molécula de dióxido de carbono. 

Hay margen de mejora, si las emisiones de este gas disminuyeran y se mantuviera una depuración de química natural del metano, el gas atmosférico disminuiría en 10 años. El descenso del metano en la atmósfera podría suponer un impacto significativo en la reducción de los efectos a corto plazo del cambio climático. 

Investigadores de diversos campos de estudio buscan soluciones para reducir las emisiones de metano. Por ejemplo, los sistemas de biogás reducen las emisiones de metano al transformar los residuos del ganado, los cultivos, el agua y los alimentos en energía. Además, un estudio de Ermias Kebreab descubrió que introduciendo algas en la alimentación de las vacas podrían reducir sus emisiones en más de un 82%. La búsqueda de nuevas técnicas y métodos para un sector agrícola más responsable con el medioambiente son cada vez más avanzados.

Comentarios