lunes 24/1/22

Una usuaria de Twitter compartió la emocionante historia que tiene como protagonista su tía abuela, doña Margarita. La señora, de 86 años, tiene un hijo que vive en Estados Unidos, y ante la imposibilidad de viajar a verlo se le ocurrió una brillante idea para que si hijo pudiera verla.

Margarita no dispone de teléfono móvil pero en sus manos está desplazarse todos los domingos, bien vestida y peinada, hasta la catedral de Guadalajara en México. La anciana va en autobús cada fin de semana con la ilusión de que Ray, su hijo, pueda verla a través de la televisión, ya que el oficio de esa liturgia se transmite por la emisión internacional y llega a EEUU.

 Margarita, que siempre trata de sentarse en primera fila, le envía un saludo discreto a Ray cuando sabe que la enfoca la cámara. El hijo, por supuesto, no se pierde la emisión y cada vez que hablan recuerda la ropa que vestía su madre, evidencia de que puede observarla una vez a la semana en la distancia.

Va cada domingo a misa para que su hijo en el extranjero pueda verla por TV
Comentarios