domingo 13/6/21

Manuel, el jubilado gallego que ha puesto un banco en la calle para que su mujer, enferma, pueda descansar en sus paseos

María, esposa de Manuel, al igual que otros vecinos del barrio solicitaron al Ayuntamiento el banco pero este en ocasiones no aceptó la petición o ni siquiera le respondió

Manuel, un señor de 82 años jubilado, ha realizado un banco que ha colocado en la calle de A Estrada (Pontevedra) para que su mujer pueda descansar durante sus paseos. Su mujer tiene 79 años y padece artrosis en los huesos, lo que le ha conllevado que cada día le cueste más salir a la calle a caminar.

La pareja cada mañana, dan una vuelta a la manzana en el barrio en el que viven. “Caminamos 900 metros. Pero ahora se cansa mucho y el problema es que no hay donde sentarse en dos kilómetros a la redonda”, explica Manuel Souto.

El motivo de haber fabricado este banco es por amor, ya que tanto su mujer como él solicitaron al Ayuntamiento un banco hace más de un año, pero como se puede ver la petición no ha tenido la respuesta esperada. A los problema soluciones. El jubilado ha decidido hacer realidad el deseo de mujer acomodándole los paseos para que siga caminando.

Todo fue sorpresa María, su marido se encargó de realizarlo en silencio y sin que ella supiese nada. Manuel cuenta con experiencia, fue tornero de profesión y también realizó trabajados como carpintero. Por lo que, fue pan comido para él. El señor cortó la madera con la máquina que tiene y le puso unos clavos.

Sin embargo, contaba con alguna que otra dificultad, como el encontrar un sitio en el que colocarlo. Tenía que ser en plena calle, en la vía pública. El dueño de un establecimiento del barrio le dijo que no le importaba que lo pusiese frente a su cristalera. Así que allí lo colocó.

El banco tal y como dice su respaldo está reservado para personas mayores. Y es que, ha sido todo un éxito la labor de Manuel, son varios vecinos de la zona los que han hecho uso. Ya habían reclamado en otras ocasiones otras personas mayores el banco al Ayuntamiento, pero hasta ahora la solución la ha dado Manuel, quien ha recibido felicitaciones de su barrio por la iniciativa.

Comentarios