martes 30/11/21

Linda Herring tiene 75 años y ha pasado buena parte de su vida acogiendo a niños. Les daba hogar sin importar su edad o si tenían necesidades especiales. De hecho, con frecuencia realizaba viajes para recogerlos. En declaraciones recogidas por la cadena 'CNN0 explicaba que le encantaba tener niños así. “Probablemente más de lo que debería”, reconocía. Le gustaban como si fuesen suyos y cuando se marchaban de su casa lloraba de tristeza, con independencia del tiempo que hubiesen estado. Esta tarea la compaginaba con sus trabajos tanto de día como de noche.

Linda empezó a acoger cuando una amiga lo hizo. Así lo contaba: “mi mejor amiga cuidaba de adolescentes y pensé: ‘Bueno, sería fantástico hacer lo mismo’, pero quería niños pequeños”, decía. Para conseguir que así fuese habló con el departamento de servicios sociales y aceptó hacerse cargo de niños con necesidades médicas.

Tiene cinco hijos biológicos y ha adoptado tres que en su momento ya estuvieron a su cargo. Uno de ellos se llama Anthony, quien agradecía haber sido adoptado “aún más hoy como padre que cuando era niño”. Añadía que estará siempre agradecido por la vida que le dieron: “tanto ella como papá me han enseñado que la familia no está determinada por la sangre, sino que es a quién tienes en tu vida para amar”.

Desde el pasado mes de octubre, Linda ya no puede acoger más niños por problemas de salud. En los cincuenta años que ha estado haciéndolo se calcula que crió a más de 600. Por todo el bien que ha hecho durante su vida, los órganos competentes en el condado de Johnson, en Iowa, han querido reconocerla hace unos días con una resolución en la que agradecían su labor.

Linda reconocía que “fue muy difícil para mí decirles adiós”. Y añadía que siempre se preguntaba por qué seguía haciéndolo. Ella misma se respondía diciendo que continuó con esta tarea porque “tenía mucho amor que dar a estos niños necesitados”.

Linda ha acogido a más de 600 niños en 50 años sin importar su edad o sus necesidades...
Comentarios