martes. 16.04.2024

Laura y Francisca son amigas y vecinas solidarias de Montblanc. No habían visto nunca el pueblo de esta manera, destrozado por la DANA de esta semana. Han llevado una caja llena de magdalenas y chocolate para los bomberos, efectivos de Protección Civil y voluntarios que trabajan para que el pueblo vuelva a la normalidad.

Josep tiene 71 años, y es fabricante de molinos de viento. Estaba en casa de Montblanc junto con su mujer y su hija cuando ocurrió la riada. El agua llegaba a la altura del balcón. Pensaron que se llevaba la casa. Creían que iban a morir, pero “al menos estábamos los tres juntos”, nos cuentan. El despacho del negocio de molinos de viento ha quedado destrozado.

Como la suya hay decenas de historias en Montblanc, un pueblo arrasado por la riada que produjo la DANA vivida esta semana en Cataluña.

Casas, garajes, coches, comercios, fábricas… nada se ha salvado en esta localidad de Tarragona. Muchos lo han perdido todo pero se alegran de estar con vida. Así se consuela la dueña de un conocido bar del pueblo. Sus vecinos limpian como puede y para ello tienen la ayuda de bomberos, Protección Civil y decenas de voluntarios.

Para que a estos profesionales y voluntarios incansables no les falte de nada, están Laura y Francisca, amigas y vecinas solidarias de Montblanc. No habían visto nunca el pueblo de esta manera y han ayudado con lo que podían. Les han llevado una caja llena de magdalenas y chocolate.

Muchos pueblos están afectados como Montblanc. Hoy hemos sabido que hay tres centros educativos cerrados en Cataluña. El centro de adultos de Montblanc y el instituto La Serra y el centro de educación especial Siloé de Mollerussa (Lleida).

Además, Protección Civil ha confirmado que el cuerpo hallado en el Puerto de Tarragona es el del hombre de 70 años desaparecido en Espluga de Francolí. Hay otras cuatro personas que siguen desaparecidas.

Laura y Francisca dan de comer a bomberos y voluntarios tras el devastador paso de la DANA