domingo. 21.07.2024

Cuando Juan tenía 13 años le diagnosticaron pólipos múltiples. Esto es una enfermedad hereditaria que podía ocasionarle al 99,8% cáncer en el aparato digestivo, y el momento llegó. Ha tenido que aprender a vivir sin 4 órganos del aparato digestivo.

Ya su abuela y su tía habían fallecido como consecuencia de este cáncer. Por eso, a los 19 años los médicos decidieron quitarle el recto y el colon, para evitar que se desarrollase el cáncer.

Al cumplir los 28 años, tuvieron que extirparle el estómago porque el cáncer volvía a aparecer en su vida. Durante al operación casi muere y, debido  una bacteria que le infecto la besícula biliar, se la tuvieron que retirar también. Por lo tanto, Juan aprendió a vivir con cuatro órganos menos. Una de las cosas que ha perdido es la capacidad de sentir hambre, por eso tiene que obligarse a comer.

Decidió dar un cambio a su vida y mudarse a Japón. Allí estuvo viviendo un tiempo y se dio cuenta que era capaz de hacer ejercicio. Se mudó a Inglaterra y comenzó a correr. Allí conoció a un grupo de deportistas que se quedaron asombrados con su historia, y desde entonces Juan se ha dedicado a motivar a otros.

A su vuelta a España Juan ha unido sus dos pasiones: el deporte y ayudar a los demás. Durante las carreras tiene que para cada x tiempo a comer porque él no siente hambre. Ha aprendido a escuchar a su cuerpo y sabe cuándo tiene que parra y comer. Después de competir queda destrozado y tarda un par de días en recuperarse.

La superación personal de Juan Dual: Aprendió a vivir sin recto, sin colon y sin...