sábado. 02.03.2024

Un joven de Florida al que solo le quedaban ocho meses de vida ha vencido un cáncer de sangre raro y agresivo, después de casi morir varias veces durante los tratamientos. Ahora se encuentra inspirando a otros que están pasando por dificultades de salud.

Michael Cramer fue a ver a un médico después de sufrir fatiga, sudores nocturnos y pérdida de peso, síntomas que pensó que eran causados ​​por el estrés de los confinamientos por COVID-19, pero el análisis de sangre mostró que algo andaba mal y le dijeron que consultara a un especialista en sangre de inmediato.

Luego, al joven de 21 años se le diagnosticó linfoma de células T hepatoesplénico (HSTCL) en julio de 2020. Él y su madre, Ashlee Cramer, escucharon la aterradora noticia de que la mayoría de las personas no sobreviven, y Michael puede tener solo ocho meses de vida restantes.

Se sometió a tres rondas de quimioterapia intensiva en el Nicklaus Children's Hospital de Miami antes de recibir un trasplante de médula ósea ese mismo verano.

El trasplante resultó en una complicación grave llamada enfermedad de injerto contra huésped (GVHD, por sus siglas en inglés), en la que las células del donante atacan a las células del huésped. Durante los siguientes 18 meses, la GVHD afectó la piel de Michael, su tracto gastrointestinal y luego su hígado dejó de funcionar, lo cual casi le quita la vida.

“El trasplante fue horrible. Me sentí tan deprimido. Fue un viaje largo y lento de viajes al hospital, infusiones y tantos contratiempos. Me extirparon la vesícula biliar, lo que me dejó el estómago paralizado. Luego tuve una necrosis avascular en ambas rodillas que podría haberme impedido caminar”

A principios de 2022, su piel estaba amarilla por la insuficiencia hepática y recibió tantos tratamientos diferentes e intensos que su cuerpo simplemente estaba abrumado. Pero este junio, Michael comenzó un nuevo tratamiento en el Instituto del Cáncer de la Universidad de Miami, llamado fotoféresis extracorpórea (ECP).

Aprobado por la FDA en 1988, ECP ha beneficiado a pacientes con una variedad de enfermedades autoinmunes, además de la enfermedad de injerto contra huésped, linfoma de células T y rechazo de órganos que afectaron a Michael.

El tratamiento separó su sangre, la trató y se la devolvió, lo que finalmente brindó la solución que todavía le salva la vida hoy.

Ashlee, quien renunció a su trabajo de maestra para cuidar a Michael, describió su viaje como desgarrador y sorprendente: “Nuestras vidas cambiaron drásticamente, pero decidimos tomar cada día, bueno, realmente cada minuto, como viniera. Ha sido increíblemente fuerte y estoy muy orgullosa de él”.

Michael ahora está en remisión completa y comparte su viaje milagroso en TikTok e Instagram, y ha producido un podcast con su madre, llamado Michael and Mom Talk Cancer. La presencia de Michael en las redes sociales le ha permitido crear un enorme sistema de apoyo que incluye a sobrevivientes de cáncer de todo el mundo.

Lo resumió diciendo: "En última instancia, tener miles de personas que me entendieron y se relacionaron conmigo me ayudó a superarlo, así que estoy muy agradecido de haber creado este tipo de espacio. Quise rendirme tantas veces, pero nunca lo hice, y eso me mantuvo con vida".

En la pared del hospital, Michael tenía un cartel que decía "No es lo que te pasa, sino cómo reaccionas lo que importa", que inspiró a la pareja todos los días.

Ashlee y su hijo esperan que su contenido inspire a las personas a mantenerse positivas y recordar que la vida puede ser difícil, pero nunca es permanente.

“Espero que si alguien está pasando por algo similar, pueda inspirarse en mi viaje y superarlo; realmente puedes superar cualquier cosa”

Un joven vence al cáncer de tras un pronóstico de 8 meses de vida